REPÚBLICA CENTROAFRICANA

Sor Inés, la monja española, fue violada y decapitada como parte de un rito satánico

Sor Inés, la monja española, fue violada y decapitada como parte de un rito satánico
Sor Inés, en una imagen en República Centroafricana.

Inés Nieves Sancho, misionera española de 77 años, fue asesinada el pasado fin de semana en República Centroafricana (¡Manda huevos!: El Papa Francisco dice que viajará a España ‘cuando haya paz’).

La burgalesa, perteneciente a la congregación francesa de les Filles de Jesus de Massac, llevaba 23 años ayudando a los más desfavorecidos en el suroeste de este país (Pedro Ontoso: «El Vaticano no se metía con ETA, ni siquiera el Papa Juan Pablo II hablaba de terrorismo»).

En la madrugada del domingo al lunes, unos desconocidos entraron en su habitación y la llevaron hasta las instalaciones donde enseñaba costura a las niñas (Las curiosas últimas horas de un condenado a muerte: dona su cena y se arrepiente de su brutal crimen).

Allí, la asesinaron por razones que no se conocen por el momento. Los que la conocieron aseguran que Inés era una mujer «amable y pacífica» (La extraña escena del crimen: Una mujer y dos hombres desnudos, y muchas piezas sin encajar).

A pesar de su avanzada edad, quería permanecer en la zona ayudando hasta que las fuerzas se lo hubieran permitido (Brutal crimen: una chavala pide ayuda en un bar y el dueño marroquí la acuchilla y estrangula).

Monseñor Juan José Aguirre, titular de la diócesis de Bangassou desde el año 2000, señalaba que entraron a su habitación «personas indeseables, la sacaron de la cama y el lunes la descubrieron casi decapitada. No se sabe por qué».

Pero Periodista Digital va conociendo algunos detalles del brutal asesinato que no son nada tranquilizadores. El país, en conflicto y donde el 80% de su territorio está conquistado por 14 señores de la guerra que lo tienen pisoteado, tiene una población que se muere de hambre y depende de la búsqueda de diamantes.

Y precisamente en los diamantes y en la brujería (el 95% de la población de ese país africano cree en ritos satánicos y magia negra) se encuentra la clave del crimen: Sor Inés formó parte de un rito, como sacrificio, para ofrecer su sangre a la tierra y dar fortuna así para hallar las ansiadas piedras preciosas.

El rito incluía las relaciones sexuales y la decapitación de la religiosa para derramar su sangre en zona de extracción de diamantes.

Inés se suma a los nombres de otros dos misioneros españoles, en este caso salesianos, asesinados en lo que va de año. Fernando Hernández, de 60 años, fue asesinado en Burkina Faso el pasado fin de semana, al parecer por un antiguo empleado de la misión, que había sido despedido. Y Antonio César Fernández,  asesinado por un grupo yihadista cuando regresaba a su misión desde Togo, donde había participado en una reunión de su congregación.

Autor

Salomon Lush

Experto en redes sociales y especializado en información política y medios de comunicación.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leido