OTRA ASESINA

Una madre, con la custodia de su hija, la droga y asesina para que su padre no la vea

Una madre, con la custodia de su hija, la droga y asesina para que su padre no la vea
Ana, la madre asesina de su hija de 7 año. Foto: El Español

Dos fines de cada mes, los viernes por la tarde, José Manuel Leal esperaba en la puerta de la casa en la que vivía su pequeña Desirée en la localidad lucense de Cospeito (La violan y torturan mientras su hijo duerme en la parte trasera del auto).

Residía allí con su madre, Ana Sandamil, la expareja de José Manuel y madre de la hija que ambos tenían en común (Terror en el circo: Encadenan a su hijo para grabar cómo muere de hambre).

Desirée, con tan solo siete años de edad, se iba siempre alegre con su papá y ambos disfrutaban del fin de semana en común (Víctima de los narcos: Matan a sus padres, la violan y la obligan a llevar los cadáveres en el maletero del carro).

Hace este lunes justo un mes, la mañana del viernes 3 de mayo, José Manuel no pudo ir a esperarla porque antes recibía una trágica llamada, la peor que se puede recibir…

Eran las ocho, tal y como relata El Español, al otro lado de la línea estaban las palabras tristes y melancólicas de la madre de Ana, anunciando algo terrible, según las fuentes cercanas a la investigación: «Desi murió», le dijo, en el gallego que le es propio. El padre cogió el coche, se dirigió aturdido a la parroquia de Muimenta y se encontró un enorme dispositivo policial que nadie del vecindario recordaba haber visto nunca. 

Los investigadores estaban ya desplegado por la escena del crimen. La niña había pasado la noche con su madre. La abuela, esa mañana, encontró su cuerpo. Estaba desnuda, tapada con las sábanas de la cama. Presentaba lesiones en el rostro, en los labios y en el cuello. Yacía muerta. 

La mujer llamó rápidamente al 112. Los servicios de emergencias no lograron reanimarla. El cuerpo inerte de la pequeña atestiguaba que llevaba algún rato ya sin vida. Dentro de la casa encontraron también a la madre, envuelta en una manta y absolutamente enajenada. 

Según el mismo testimonio, durante este mes, la mujer ha permanecido ingresada en el módulo de psiquiatría del Hospital Universitario Lucus Augusti de Lugo. Hasta allí se trasladó esta semana la jueza del Juzgado Mixto número 1 de Vilalba. Quería tomarle declaración porque figuraba, desde el primer día, como principal sospechosa de haber acabado con la vida de la pequeña.

La mujer llamó a su abogado. El letrado estuvo presente durante el breve intercambio, ya que Ana, la madre de la niña asesinada, se acogió a su derecho a no declarar.

En ese momento, la jueza la detuvo y la mandó a prisión provisional, comunicada y sin fianza. Está acusada de un delito de homicidio o asesinato de la niña.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído