¿LEYES JUSTAS?

«Violamos a la niña, la matamos y tiramos al campo»: ‘El Vaca,’ libre para horror de la UCO

"Violamos a la niña, la matamos y tiramos al campo": ‘El Vaca,’ libre para horror de la UCO
El Vaca, en una imagen de 2018 en Antena 3.

Le tapó la cabeza con una bolsa y la golpeó con una piedra. Con el primer impacto la niña María Esther quedó inconsciente. Rubén V. R El Vaca que entonces tenía 17 años, creyó que había muerto, pero siguió con el maltrato (El papá de Nadia ya está en la calle gozando de los 400.000 euros que estafó usando a su hija enferma).

Cuando paró de apalear la cabeza de la pequeña de 13 años, el rostro había quedado desfigurado. La abandonó creyendo que estaba muerta en la caseta de la depuradora de una piscina de Arriate (Málaga). La niña fue dejada agonizante y poco después murió.

Los padres pidieron entonces: «Que lo pague y no salga de la cárcel a los pocos años». Rubén V. R. fue condenado a ocho años de prisión en 2011 y ya disfrutó en 2018 de su primer permiso penitenciario. Tampoco ha pagado los 200.000 euros de indemnización a la familia.

El deseo de los padres se rompía cuando salía de permisos de fin de semana el pasado año pero ahora, según ha podido saber Periodista Digital de fuentes penitenciarias, goza ya de total libertad y rehace su vida como si nada hubiese pasado. Se encuentra en paradero desconocido.

La madre de Esther Jiménez, la víctima de 13 años, no daba crédito a que El Vaca pusiera un pie en la calle. «Si cometió aquel crimen con 13 años que no va a hacer ahora con veintitantos», lamentó en su día.

El crimen tuvo lugar en enero de 2011. La localidad de Arriate, donde vivían ambos jóvenes, quedó conmocionada. Según la investigación, Rubén había quedado con María Esther en la caseta, lugar de encuentro de algunos jóvenes de la localidad. Allí fue donde la golpeó con una piedra. El lugar estaba a apenas 200 metros de donde los investigadores situaron el último avistamiento de la menor. El brutal crimen pudo ser resuelto porque le asesino dejó rastro genético

Un amigo de El Vaca, dijo que había planeado la muerte de la niña porque le había propuesto «secuestrar a una joven, violarla, matarla y dejarla tirada en el campo». Los agentes siempre sospecharon que el asesino era un conocido de María Esther, porque le tapó la cabeza con una bolsa para no mirarla a los ojos mientras la mataba.

María Esther desapareció el 19 de enero y sus padres denunciaron a la mañana siguiente, cuando arrancó un dispositivo de búsqueda que concluyó al borde la media noche con el hallazgo del cadáver.

La Unidad Central Operativa de la Guardia Civil (UCO) llevó a cabo una investigación que los condujo hasta El Vaca, un mal estudiante que trabajaba como albañil y con antecedentes por trapicheo de drogas.

Autor

David Lozano

Voluntarioso contador de hechos. Frases verdaderas contadas con palabra.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leido