MUCHAS DUDAS

Dos años sin Lucía: las terribles dudas que avivan la hipótesis del asesinato en las vías del tren

Dos años sin Lucía: las terribles dudas que avivan la hipótesis del asesinato en las vías del tren

26 de julio del 2017. 23.30 horas. Antonio y Almudena disfrutan de una cena veraniega en la terraza de La Estación en la localidad malagueña de Pizarra. Su hija Lucía juega con sus primos. De repente, la pequeña no está.

Es de noche. Asoman los nervios. El resto de clientes se acercan, preocupados, y Antonio se echa a las vías del tren seguido por su hermano. Les secunda el resto del pueblo, iluminando con móviles cunetas y alcantarillas en busca de Lucía.

Tres años, chupete, camiseta de Minnie, sandalias. Ya por la mañana, el maquinista de uno de los primeros trenes del día detiene la locomotora al advertir un bulto. Es el cuerpo de la pequeña, a casi cuatro kilómetros de donde desapareció.

La autopsia determinó que Lucía Vivar murió accidentalmente, que se despistó, que, cansada, se acurrucó en la vía, que el primer cercanías entre Málaga y Álora acabó golpeándola.

Hay, sin embargo, cosas que no encajan y que apuntan a un asesinato, como creen sus padres:

Cuatro kilómetros

Sobre las vías y de noche. cómo puede ser que una niña de tres años recorriese sola y calzada con unas sandalias de plástico casi cuatro kilómetros. Los vecinos de Pizarra insisten en que es imposible que la menor completase sola el recorrido hasta donde apareció su cuerpo. Es un tramo sin luz y peligroso.

Dudas autopsia

La autopsia definitiva reveló que además de un traumatismo craneoencefálico severo Lucía tenía más lesiones en su cuerpo, erosiones y hematomas leves en las extremidades inferiores, pero ninguna herida en manos ni cara. Un tercer informe forense, aportado por los padres añade que la menor presentaba, además, otro impacto en la cabeza.

El chupete

Lucía nunca se separaba de su chupete. Sin embargo, el pezón de goma de la pequeña fue encontrado abandonado bajo un banco metálico, un asiento situado a diez metros de donde Lucía jugaba con sus primos, pero en dirección contraria al camino que supuestamente siguió antes de morir golpeada.

Hora de la muerte

La hipótesis de los padres defiende que alguien se llevó a su hija y dejó el cuerpo sin vida junto a las vías. Dicen que la menor falleció de un golpe previo y para respaldar su teoría han presentado un estudio elaborado por el criminalista Lluís Duque, especialista en Investigación y Policía Científica de los Mossos, que difiere sobre la hora de la muerte, que la autopsia fijó en torno a las seis. Para él, la niña murió entre tres y cinco horas antes: entre la una y las tres de la madrugada.

Bote cloroformo

Semanas después de la muerte, un menor descubrió cerca de la estación, donde Lucía jugaba antes de desaparecer, un bote de cloroformo.

Te puede interesar

Autor

David Lozano

Voluntarioso contador de hechos. Frases verdaderas contadas con palabra.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído