VIDEO / El tiburón blanco arrastra la embarcación

El submarinista escapa de las fauces de un tiburón y muere en los brazos de su hermano

Estaba herido de muerte. Ocurrió en la costa de la isla australiana de Fraser, Queensland.

El pescador fue atacado por un tiburón mientras practicaba pesca submarina, peleó como un jabato y logró zafarse, pero murió poco después en los brazos de su hermano.

Matthew Tratt, de 36 años, sufrió el ataque el 4 de julio. El hombre logró escapar del tiburón, pidió ayuda y fue socorrido por su hermano y otras personas que se encontraban en el lugar.

Tratt había perdido gran cantidad de sangre y cuando llegaron los paramédicos no pudieron salvarle la vida.

La zona donde ocurrió el ataque del tiburón es popular entre los pescadores, y también es conocida como un refugio de escualos.

La esposa de Matthew afirmó que él conocía los riesgos y que murió haciendo lo que le gustaba y en uno de sus lugares favoritos.

VIDEO / El tiburón blanco arrastra a la embarcación

El gran escualo les dio un ‘paseo’ de casi tres kilómetros por las cercanías de la isla de Alcatraz, en la bahía de San Francisco (EE.UU.).

Un grupo de pescadores de la bahía de San Francisco (California, EE.UU.) se llevó una gran sorpresa este sábado al notar que habían enganchado inadvertidamente a un tiburón blanco.

El suceso, que tuvo lugar cerca de la famosa isla de Alcatraz, fue transmitido en Facebook por Joey Gamez, el capitán de la embarcación. En las imágenes se puede ver a los pescadores luchando por atrapar a la presa, incluso tomando turnos, sin sospechar que se trataba del gran escualo.

Cuando el capitán toma la caña de pescar entre sus manos, el enorme pez sale a la superficie, dejando a todos absolutamente asombrados. «¡Eso es un gran blanco!», «¡Tenemos un gran blanco!», se puede oír en la grabación. Al darse cuenta de lo que habían atrapado, los pescadores cortaron la línea y liberaron al pez.

Gamez indicó que la resistencia del depredador arrastró el bote por cerca de dos millas (más de tres kilómetros) en la bahía.

«La fuerza era casi como estar enganchado a un Volkswagen que rodara a 100 pies (30 metros) de profundidad, solo quedaba tratar de aferrarse a la caña de pescar y al carrete», afirmó el capitán para CBS San Francisco.

El pescador afirma que el escualo parecía medir entre 1,9 y 2,4 metros.

«Nunca nos enganchamos a un gran tiburón así. Hemos atrapado tiburones de 300 a 400 libras (130 a 180 kilos), pero nunca un gran tiburón blanco», indicó Gamez.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Los vídeos más vistos

Lo más leído