ALGO ESTÁ FALLANDO

Una pareja, que fue acusada de asesinar a golpes a su primer hijo, ‘entrega muerto’ a su otro bebé en Albacete

Una pareja, que fue acusada de asesinar a golpes a su primer hijo, 'entrega muerto' a su otro bebé en Albacete
Germán y Aroha, los presuntos asesinos.

El pequeño vivió exactamente el mismo número de días que su hermano mayor: 131.

Omar R. M., el mayor, falleció en enero de 2018 en el hospital de Albacete con sólo cuatro meses de vida tras pasar varios días en la UVI y a consecuencia de un traumatismo craneoencefálico que le provocó una hemorragia cerebral.

Se trataba del primer hijo de Germán R. T., de 28 años de edad, y de Aroha M. G., de 27, una pareja residente en la localidad albaceteña de Caudete.

Los padres no dieron a la Guardia Civil una explicación convincente de cómo se había fracturado el cráneo el bebé -«sólo decían que se lo habían encontrado llorando», explican fuentes policiales-, de modo que se les abrió una investigación como sospechosos de un homicidio imprudente.

Germán y Aroha no fueron detenidos y continuaron con su vida, aparentemente la de una pareja normal. Cuatro meses después del fallecimiento de Omar, ella quedó embarazada de nuevo y el 18 de febrero de 2019 dio a luz a otro varón, Dylan.

El 29 de junio pasado, cuando aún estaba en curso la investigación por la muerte del primer hijo, los servicios de emergencia acudieron a la vivienda familiar alertados por los propios padres. Dylan estaba ya muerto cuando llegó la ambulancia.

Los sanitarios pensaron que había sufrido una muerte súbita.

La autopsia, sin embargo, dictaminaría otra cosa distinta: el bebé presentaba múltiples fracturas en varias costillas que le habían provocado la perforación de un pulmón.

Los forenses añadieron en su informe que en sus huesos había evidencias de roturas anteriores. El suceso pasó  a manos de la Policía Judicial de la Guardia Civil de Albacete, que detuvo a los progenitores el 4 de julio.

La juez que se encargó del caso -aún en fase de instrucción- les tomó declaración y ordenó el ingreso de ambos en la cárcel de La Torrecica, donde aún se encuentran en prisión preventiva.

Germán y Aroha comenzaron una relación hace unos cuatro años. Ella, que residía en la vecina localidad de Elda, en la provincia de Alicante, se trasladó entonces a vivir con él a un piso en el centro de Caudete.

Germán ha trabajado como peón de agricultor y hace unos meses en una empresa de jardinería de la localidad. Ella no tenía trabajo ahora, pero ha estado ocupada en la industria de fabricación de calzado. Los dos son voluntarios en el servicio de Protección Civil de la localidad.

Un perfil que aparentemente no casa con los hechos por los que se les investiga.

Autor

David Lozano

Voluntarioso contador de hechos. Frases verdaderas contadas con palabra.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído