CRIMEN Y CASTIGO

Los restos humanos hallados en el río Ter son de una periodista de l ‘Avui’ desaparecida en 2011

Los restos humanos hallados en el río Ter son de una periodista de l 'Avui' desaparecida en 2011
La periodista Irene Rigall. PD

Todo indica que no fue asesinada. Ni siquiera murió de forma violenta, pero dentro de unas horas estarán dando la tabarra en bloque los troles ‘indepes’, hablando de conjuras españolas.

Los Mossos d’Esquadra han certificado que los restos óseos hallados en febrero de 2019 en el río Ter (Gerona) coinciden con los de la periodista Irene Rigall, desaparecida en 2011. tenía entonces 31 años.

A esa conclusion llega la policía autonómica catalana tras haber realizado los análisis de AND.

Las pruebas han confirmado que se trata de la periodista de El Punt Avui desaparecida hace ocho años, y han revelado que no murió de forma violenta.

Además, los Mossos han apuntado que la principal hipótesis que barajan es la del suicidio, después de que Rigall fuera vista por última vez el 16 de marzo de 2011 en el barrio de Sant Narcís de Gerona.

En el momento de la desaparición, que fue denunciada por la familia, vestía con un anorak de color beige, unos pantalones grises y unas deportivas claras.

La pista de Irene Rigall se perdió cerca de la zona donde ha sido hallada, donde el último que la vio fue un colega del diario deportivo El 9 Esportiu, que se cruzó con ella.

Los carteles buscando a periodista Irene Rigall.

El marido de la periodista perdió su rastro cuando la tarde del 16 de marzo de 2011 cuando la dejó en la puerta del ambulatorio, donde ella entró, mientras él fue a buscar aparcamiento.

Cuatro días después de su desaparición fue encontrado su bolso escondido en unos matorrales situados en la pared del jardín de unas viviendas de la zona de Taialà de Girona, junto al río Ter, a más de un kilómetro de donde fue vista por última vez.

Días más tarde, se conoció que un joven había encontrado el día después de su desaparición, el teléfono móvil de Rigall detrás del edificio del Auditorio, al lado del río, y que se lo había apropiado.

Los Mossos d’Esquadra no pudieron encontrar imágenes de cámaras de seguridad de la zona para seguir la trayectoria de Rigall por la zona y también fueron infructuosas las batidas que organizaron vecinos, policías, bomberos para encontrar a la periodista cuando desapareció.

La familia creó una página web par recibir informaciones o pistas sobre Rigall y su fotografía se incluyó en los carteles de asociaciones de personas desaparecidas en diferentes países

Autor

Francisco Lorenson

Polifacético y innovador reportero, lleva años trabajando en el sector y aprendiendo de algunas de las personas más inteligentes del negocio.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído