SU DÍA A DÍA

A esto dedica su vida en la cárcel Ana Julia Quezada, la bruja asesina de Gabriel Cruz ‘el pescaíto’

A esto dedica su vida en la cárcel Ana Julia Quezada, la bruja asesina de Gabriel Cruz ‘el pescaíto’
La bruja, Ana Julia Quezada, a su llegada a la Audiencia Provincial de Almería.

Chaqueta azul oscuro, pantalón blanco, melena lisa y cuidada y un andar decidido. Así, esposada y custodiada por agentes de la Policía Nacional, se ha presentado este lunes 9 de septiembre en la Audiencia Provincial de Almería Ana Julia Quezada, autora confesa y única acusada por la muerte del niño Gabriel Cruz, de ocho años, acaecida en Rodalquilar (Almería) el 27 de febrero de 2018.

Alrededor de una expectación sin precedentes en el lugar, con 130 periodistas acreditados de más de 30 medios y un cordón de 40 agentes de Policía destinados a mantener el orden, y tras la entrada sin realizar declaraciones tanto de los abogados de la acusada, que lo son de oficio, como de los letrados de la acusación, han comenzado así las ocho sesiones previstas del juicio, con jurado popular, que finalizará con la sentencia de la presidenta del tribunal la magistrada Alejandra Dodero.

El juicio podría alargarse algún día más ya que en la primera sesión ya se ha retrasado hasta el martes –estaba prevista este lunes- la primera declaración de la única acusada y asesina confesa del crimen de ‘el pescaíto’.

La Fiscalía ha pedido al jurado hacer un «sobreesfuerzo» de toda la información que han recibido en los medios y programas «y se abstraigan para que no vengan con una idea preestablecida».

Hasta este lunes, Quezada ha permanecido el último año y medio en una celda de la prisión almeriense de El Acebuche, en un módulo de mujeres, que no de madres, por lo que no ha tenido que convivir con niños: está acusada del asesinato de Cruz y su primera hija, Ridelca, falleció en extrañas circunstancias, al caer desde la ventana de un quinto piso en Burgos en 1996.

Tal y como ha podido saber Periodista Digital de fuentes judiciales, ha sido preso de especial seguimiento, aislada y con un horario de comidas cambiado con respecto al resto de las reclusas. Durante esos 18 meses Ana Julia no ha hecho actividad común alguna con las reclusas. Prefiere permanecer en su celda y es una consumidora “impulsiva” de televisión. Series, programas y, sobre todo, noticias y magazines de actualidad son las preferencias de esta mujer.

Además ‘consume’ cualquier programa que hable de ella.

Otra de sus obsesiones es la imagen, aunque no hace deportes colectivos, sí dedica tiempo a cierta actividad física y, por encima de todo, a cuidar su imagen personal: maquillaje, peluquería….

La ‘bruja’ Ana Julia Quezada presentaba así este lunes una imagen impecable y, al igual que ocurría durante los 13 días que duraba la angustiosa búsqueda de Gabriel Cruz; ha dejado caer unas lágrimas de cocodrilo.

Te puede interesar

Autor

David Lozano

Voluntarioso contador de hechos. Frases verdaderas contadas con palabra.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído