‘ES UN CAGAO’

La hermana de El Chicle da un terrible dato: un cómplice del asesinato de Diana Quer podría estar suelto

La hermana de El Chicle da un terrible dato: un cómplice del asesinato de Diana Quer podría estar suelto
El Chicle, en un juicio anterior.

A finales de este mes de octubre José Enrique Abuín El Chicle por fin se sentará en el banquillo, acusado por el secuestro y posterior asesinato de la joven madrileña Diana Quer. Desde que fuera detenido y encausado, la familia de El Chicle siempre le ha apoyado, sobre todo  sus padres, pero una hermana del asesino confeso ha sido siempre la voz discordante, muy crítica con su hermano desde el primer día.

En una entrevista con La Voz de Galicia, María Abuín asegura que ha sido una losa ser la hermana de El Chicle y que se ha sentido señalada, además de recibir amenazas e insultos “por ser la hermana de un asesino”.

“Mi hermano no se merece ver la luz del día nunca más, ni siquiera unos meses o unos días. Hay que encerrarlo de por vida y con trabajos físicos, nada de marquetería y labores manuales. Diana seguro que no volverá a ver esa luz del día; así que él, tampoco”, dice en la entrevista.

La hermana de El Chicle no se esconde y además de renegar de su hermano se enfrenta abiertamente a toda su familia. “Están defendiendo a un asesino, no tendrían ni que visitarlo, sí abandonarlo para siempre”. “Me consta que van mis padres y dos hermanas para verlo, llevarle ropa y dinero. Eso tampoco lo entiendo. Él mató a una chica y la violó. Ahora que pague, pero sin comodidades”.

Es todavía más dura al reconocer en la citada entrevista que a sus padres les importa bien poco que su hijo sea un asesino: “fue, es y será su chichi, hay que darle todo hecho. Es su niño bonito, el gallito de casa, siempre lo fue, qué más quieren ahora. Ven que su hijo mata a una chica y se lo consienten, ellos tienen nietos y nietas”.

Pero sin duda, una de las manifestaciones de la hermana resulta más escalofriante porque apunta a que alguien ha colaborado con el asesinato de Diana Quer y que podría no pagar por ello. Enrique Abuín no actuó solo, lo tiene claro: “Él es un cagado sin fuerza. Me cuesta creer que él solo pudiera mover la tapadera de cemento del pozo”. Además, señala a su excuñada Rosario como encubridora del crimen.

Autor

David Lozano

Voluntarioso contador de hechos. Frases verdaderas contadas con palabra.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído