TERRIBLE SUCESO

La madre asesina ya avisó y la Justicia no hizo nada: «el niño o es para mi o no es para nadie»

La madre asesina ya avisó y la Justicia no hizo nada: "el niño o es para mi o no es para nadie"
Ana María, la presunta asesina, rodeada con un círculo.

Ella aparca el coche, y me dice: «Ana, ven». Y yo le contesto que para qué. «Pues para ayudarme a sacar el niño».

Al asomarse al coche de Ana María Baños, 38 años de edad, a la vecina le extrañó ver la mochila del colegio al lado del cuerpo inerte del menor. El niño no se movía. «Ya lo veía ‘negrillo’, con los labios ‘moraos’. A ella le dije, ¿cómo voy a meter yo el niño en mi casa? Me busco la ruina. Y ella estaba como si nada. Y yo, por cómo estaba el pequeño cuando lo he visto, ya me lo estaba temiendo», así lo recoge El Español.

Ella es la vecina que ha llamado a la Guardia Civil para que detuvieran a esa mujer por la mañana en la localidad de El Ejido. Es también a una mujer a la que se le acusa de matar a su hijo de 7 años. Ha sido detenida en las puertas de su casa, en el barrio de las Norias de Daza, a seis kilómetros del núcleo urbano.

Por teléfono, relata cómo en los últimos tiempos la presunta homicida había comenzado a acudir con frecuencia de visita a su casa. Allí fue donde la arrestaron los agentes de la Benemérita.

Ana María y su marido se encontraban en plena pugna legal por la custodia del pequeño. La mujer se había especializado en el sector turístico, concretamente como agente de viajes en distintos negocios de la zona. Estudió una diplomatura de Turismo en la Universidad de Almería.

Actualmente, tras ir saltando durante años de trabajo en trabajo, llevaba un tiempo sin un empleo estable. Según fuentes próximas a su entorno cuentan a este diario, la mujer no cesaba de repetir:

«El niño o es para mí o para nadie»

Pese a esta evidente amenaza, la Justicia todavía no había retirado la custodia del niño a su madre. Además, explican fuentes cercanas al caso a Periodista Digital, el juzgado tenía conocimiento que la madre en muchas ocasiones no llevaba al colegio a su hijo, sin causa justificada alguna, e incluso llegaba a dejarle días sin comer. Pese a ello, tampoco se le retiró la custodia ni siquiera de forma cautelar.

Los primeros indicios apuntan que el niño, de 7 años, ha muerto por estrangulamiento. Los hechos, según fuentes de la Benemérita, ocurrieron en torno a las diez y cuarto de la mañana del jueves. «He visto cómo estaba, ya me temía yo que algo grave estaba pasando. Así que he entrado para dentro de la casa y me puse a llamar a emergencias -dice la vecina-. Y ella no me ha dejado». Entonces, horrorizada, apreció los labios oscurecidos y violetas en la boca del pequeño.

Autor

David Lozano

Voluntarioso contador de hechos. Frases verdaderas contadas con palabra.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído