PROBLEMAS DE CONVIVENCIA

Mata salvajemente a su hermana a puñaladas en Valencia por cambiar de canal para quitar el fútbol

Mata salvajemente a su hermana a puñaladas en Valencia por cambiar de canal para quitar el fútbol
Momento en el que trasladan el cadáver de la víctima. Las Provincias.

Valle llora desconsolada sentada en un banco de Valencia. Varios policías la escuchan y una agente no se separa de ella, intentando brindarle cariño y calor humano. Es una madre rota por la fatalidad. Su hijo Iván, de 31 años, acaba de matar a su hija, de 44. Un crimen entre hermanos tras una estela de problemas de convivencia, recoge Las Provincias.

Según fuentes policiales, todo sucedió sobre las 16.30 horas del domingo, en un sexto piso de Valencia. En ese momento estaban en la vivienda el agresor y su hermana. Como aseguró a un vecino un familiar muy próximo a ambos, el detonante fue una pelea !porque él estaba viendo el partido del Valencia y ella cambió el canal», si bien existían problemas previos de convivencia.

En hombre acabó acuchillando a su hermana. Acto seguido telefoneó al 112 para confesar el crimen: «He matado a mi hermana», expuso. De inmediato, Emergencias alertó a la policía y a un equipo médico de urgencias. La Policía constató la veracidad del aviso: la víctima yacía ensangrentada en la vivienda. El SAMU sólo pudo constatar que la mujer, que presentaba heridas de arma blanca en varios puntos del cuerpo, estaba ya sin vida. Su hermano no opuso resistencia y fue detenido por la Policía Nacional.

Poco después se presentó en el domicilio la madre de los hermanos, una mujer de edad avanzada. Los policías la arroparon y la interrogaron para conocer el contexto más profundo del caso. Según el testimonio coincidente de varios vecinos, la madre «se había marchado de casa por la violencia que a veces mostraba su hija hacia ella». También le atribuyeron un problema psicológico «que hacía que su carácter fuera muy difícil y la convivencia familiar, bastante complicada y deteriorada».

Incluso después de lo ocurrido, y a pesar de haber perdido a su propia hija, Valle manifestó entre lágrimas el aprecio hacia su hijo a un vecino que se le acercó a dar el pésame. «Él era bueno», le dijo. Lloraba por la hija perdida, pero también por el hijo que ahora deberá responder ante la justicia.

La víctima del crimen estaba separada y no tenía hijos. Según los conocidos de la familia, actualmente no tenía empleo. El sospechoso era soltero y también sin hijos. «Yo sólo le puedo decir que ese chico estaba harto, muy harto, de la manera en la que su hermana trataba a su madre», manifestó un amigo de la familia. En ocasiones anteriores «había habido peleas en la casa, incluso con presencia de la policía, pero no pensábamos que la cosa pudiera acabar de esta manera», agregó.

Sobre las siete de la tarde, el cuerpo de la víctima salió por el patio. A pocos metros, Valle seguía llorando.

Te puede interesar

Autor

David Lozano

Voluntarioso contador de hechos. Frases verdaderas contadas con palabra.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído