MUNDO CRUEL

Aparece en un descampado el cadáver de Regina Cabeza, que llevaba diez días desaparecida

Aparece en un descampado el cadáver de Regina Cabeza, que llevaba diez días desaparecida
Regina Cabeza. PD

Todavía se ignora la causa de la muerte. Y todo es muy extraño, porque el cadáver de Regina Cabeza no presenta signos de violencia aparentes.

Siempre había sufrido hondas depresiones y el pasado 22 de enero de 2020, sin decir nada o dejar mensaje alguno, despareció de su domicilio en Zaragoza.

Se la buscó con frenesí y se sembraron de carteles las calles de la ciudad. Este viernes, 21 de enero, tras días días de rastreos incesantes, fue hallada muerta este viernes.

El cuerpo de Regina Cabeza Valero, de 47 años, fue localizado en un descampado con arbustos y vegetación que está cerca del Centro Politécnico Superior (CPS) de la capital aragonesa.

El hallazgo tuvo lugar durante la batida que organizó la Policía Nacional y en el que colaboraron efectivos de cuerpos de seguridad, bomberos, Cruz Roja, protección civil, voluntarios y familiares de varias personas que había desaparecido en la capital aragonesa.

n el dispositivo de búsqueda participaron un centenar de personas en total, que rastrearon diversas zonas de Zaragoza, tales como polígonos industriales, parques y jardines, riberas del Ebro o el curso del Canal Imperial.

Durante esos rastreos, uno de los equipos de búsqueda encontró el cuerpo sin vida de Regina Cabeza.

Fuentes oficiales indicaron que el cadáver fue trasladado al Instituto de Medicina Legal de Aragón (IMLA) para practicarle la autopsia y determinar las causas de la muerte, si bien aparentemente no presentaba signos de violencia.

La mujer sufría una severa depresión y se cree que pudo haber sufrido una crisis que le llevó a salir de casa.

Su desaparición fue denunciada inmediatamente por su familia.

El 22 de enero a mediodía, Regina Cabeza se marchó de su domicilio, situado en la zaragozana calle de la Zalfonada. No cogió ni las llaves ni el teléfono móvil.

A las 14.30 horas de ese mismo día fue vista en unos céntricos almacenes de Zaragoza.

Fue una de las últimas pistas de esta zaragozana, de la que se distribuyeron carteles por toda la capital aragonesa para intentar localizarla.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído