La Asamblea Nacional aprobó una resolución que permitirá la ejecución de los delincuentes sexuales a menores de edad

Pakistán, a un paso de legalizar los ahorcamientos en público a los violadores de niños

Pakistán, a un paso de legalizar los ahorcamientos en público a los violadores de niños
Ahorcado PD

Pakistán está dispuesto a imponer una brutal pena a quienes abusen sexualmente de los menores de edad. La Asamblea Nacional paquistaní (NA, Cámara Baja) aprobó una resolución que propone el ahorcamiento público de violadores y asesinos de niños. A pesar del avance de la medida judicial, se ha creado una verdadera polémica que ha dividido al hemiciclo.

La resolución fue presentada por el viceministro de Asuntos Parlamentarios, Ali Mohamed Khan, y fue aprobada por una mayoría de los presentes. Una votación que se realizó a voz alzada y no con papeletas, una situación irregular y por la que no existe un registro del número de parlamentarios que votaron a favor.

A pesar de la aprobación, la resolución contó con el rechazó de parlamentarios del gobernante Pakistán Tehreek-i-Insaf (PTI) y del opositor Partido Popular en su totalidad. «La resolución (…) es de varios partidos y no del Gobierno. Muchos de nosotros nos oponemos», tuiteó poco después de la aprobación la ministra de Derechos Humanos del país, Shireen Mazari.

Por su parte, el ministro de Ciencia y Tecnología, Fawad Hussain, condenó la resolución, que calificó de «brutal» y «bárbara», no apropiada como respuesta a los crímenes.

Ola de crímenes

Los abusos a menores han sacudido a Pakistán desde que en 2018 la violación y asesinato de una niña de siete años provocó protestas violentas contra la supuesta inacción policial ante este tipo de delitos.

De hecho, su ciudad, Kasur, ya había sido centro de un escándalo de abusos contra menores en 2015, cuando se descubrió que al menos 19 niños fueron grabados en vídeo y fotografiados por una red formada por 17 personas, sin mayores consecuencias.

Su asesino y violador fue sentenciado a muerte y ejecutado en octubre de 2018. Desde entonces otros casos de brutales abusos a menores se han hecho públicos, algunos con nuevas protestas contra la Policía y las autoridades.

Todo ello llevó a la Asamblea Nacional paquistaní a aprobar a principios de enero un proyecto de ley para proteger a los niños con un mecanismo de respuesta para la desaparición de menores, castigos para los policías que no reaccionen a tiempo y penas para los pederastas. La ley, sin embargo, se encuentra atascada en el Senado.

Según un informe de la ONG Sahil, se denunciaron 3.832 casos de abusos sexuales a menores en Pakistán en 2018, un 11% más que el año anterior, aunque los activistas creen que los datos reales son muy superiores.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído