EL JURADO, UN DESASTRE

La Justicia asesta un buen palo a Julia Otero con su decisión sobre Lanza y el ‘crimen de los tirantes’

La Justicia asesta un buen palo a Julia Otero con su decisión sobre Lanza y el ‘crimen de los tirantes’
Rodrigo Lanza y Julia Otero.

El Tribunal Superior de Justicia de Aragón ha declarado nulo por falta de motivación del jurado el juicio, y por tanto el veredicto y la sentencia, por el que se condenó, en noviembre de 2019, a cinco años a Rodrigo Lanza por el homicidio imprudente de Víctor Lainez, el conocido como caso ‘de los tirantes’, ocurrido el 8 de diciembre de 2017 en un bar del casco histórico de Zaragoza.

De este modo, los magistrados de la Sala Civil y Penal del Tribunal Superior de Justicia de Aragón devuelven el caso a la Audiencia Provincial de Zaragoza para que se celebre un nuevo juicio ante otro jurado, una situación que supone la prórroga de la prisión provisional del procesado del límite máximo de dos a un total de cuatro años.

La sentencia afirma que existe falta de motivación en el veredicto del jurado, tal y como reclamaron la Fiscalía y los abogados de la víctima y de la acusación popular en los recursos que presentaron a la sentencia de la Audiencia Provincial, emitida después de que el jurado declarara culpable a Lanza de un delito de homicidio, al considerar que tenía intención de lesionar, y no de matar, y estimar que actuó por odio y motivos ideológicos.

Antes de Lainez, Rodrigo Lanza había dejado tetrapléjico a un agente de la Guardia Urbana de Barcelona tras golpearle con una piedra durante un desalojo de su movimiento okupa. Pese a la gravedad de los hechos, Julia Otero dedicaba, en el año 2017, un programa a Lanza y a un documental guionizado por la madre del presunto asesino.

En ese programa de Julia en la Onda se ensalzaba la figura de Rodrigo Lanza y se presentaba a la audiencia como “una víctima”. Es más, el documental que se hizo sirvió para criminalizar a la Guardia Urbana y al propio agente y para durante un tiempo glorificar tanto al agresor, ahora asesino, como a sus compañeros de andanzas que eran considerados héroes, algo parecidos a libertadores de Barcelona.

El fallo del Alto Tribunal aragonés arremete duramente contra el Jurado. Puntualizan los magistrados que es necesario que el jurado aclare qué información ha considerado de valor probatorio y por qué acepta unas declaraciones o unas pruebas periciales y por qué rechaza otras, y los motivos por los que atribuye mayor credibilidad a unas o a otras.

Y estiman que eso no sucede en este caso, en cuyo juicio se presentaron, recuerdan los magistrados en su sentencia, pruebas periciales médicas contrapuestas sobre los golpes que recibió la víctima y con qué que se consideran fundamentales para acreditar hechos tan importantes como la lesión que causó la muerte a Víctor Láinez.

Y el «déficit» más importante en el veredicto y su motivación es la falta de explicación de las razones por las que el jurado consideró que sólo existió intención de lesionar y no dolo matar, «de manera que la muerte causada se produjo por imprudencia».

Te puede interesar

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

David Lozano

Voluntarioso contador de hechos. Frases verdaderas contadas con palabra.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído