La práctica que era exclusiva de crímenes emblemáticos se ha hecho más habitual con la fragmentación de los cárteles del narco mexicano

Los cárteles mexicanos y los ‘cuerpos encintados’: ¿qué hay detrás del espeluznante método narco de despedazar cadáveres?

"La decapitación siempre ha tenido un simbolismo que va de lo mitológico, como el mito de la cabeza de Medusa"

Los cárteles mexicanos y los 'cuerpos encintados': ¿qué hay detrás del espeluznante método narco de despedazar cadáveres?
La guerra entre los cárteles y una práctica macabra.

La crueldad llevada a su máxima expresión se ha hecho común en México.

En sitios donde los cárteles del narco operan con mayor libertad, es común toparse con «cuerpos encintados», así definen en estos sitios a los cadáveres o a las partes de estos que aparecen en las calles.

Era una práctica de hace más de 10 años llevada a cabo por grupos delictivos contra sus víctimas, pero que desde la llegada Los Zetas y el Jalisco Nueva Generación (CJNG) ha impuesto nuevamente estos terribles métodos.

En esta nueva era del narco mexicano, comenzaron a aparecer pedazos de cuerpos que también aparecían envueltos con algún tipo de cinta, principalmente con cinta plateada de vinil.

Aunque el término «encintados» se empezó a usar porque en un inicio la cinta canela era la utilizada por estos grupos criminales.

Parte del debate se enfocó en si a través de esta forma de abandonar los restos humanos, las distintas organizaciones criminales intentaban enviar un mensaje a los grupos rivales, sin embargo, para los especialistas en temas de seguridad, la explicación es menos compleja.

Después de torturar o mutilar a una víctima, si la envuelven en cinta «es más fácil de transportar, no suelta fluidos y no tienes por qué verla», explicó Alexei Chevez, consultor en temas de seguridad a Infobae.

«Es más fácil de cargar y trasladar que si lo hicieras con el cuerpo suelto, hasta donde sé es sólo un tema práctico», dijo.

Para Carlos Rodríguez Ulloa, investigador del Colectivo de Análisis de la Seguridad con Democracia A. C. (CASEDE), tampoco hay más mensaje detrás de esta práctica ni en el color de cinta en el que aparezcan envueltos los restos, ya que los grupos delictivos pueden usar cinta canela, de vinil o la cinta de cuerpo que se usa también para fines estéticos.

«Es por como manipulan los cadáveres, no hay más mensaje», reiteró Ulloa a Infobae México.

Las prácticas del narco se han vuelto más crueles en la medida que se fragmentan los grupos delictivos, ya que la guerra por el territorio y el mercado se hace más intensa.

Para decapitar a personas vivas es muy común la sierra Giggit, aunque también suele usarse el alambre con púas en sus bordes que hace las veces de sierra.

“Se coloca a la víctima de rodillas, le circundan el cuello con el alambre y poco a poco lo van apretando con un torniquete, que puede ser un palo o un tubo”, documentó el investigador y criminólogo Enrique Zúñiga Vázquez, autor del estudio “Decapitados y narcomensajes: el lenguaje del crimen”.

«La decapitación siempre ha tenido un simbolismo que va de lo mitológico, como el mito de la cabeza de Medusa, a lo ritual, como las cabezas que cortaban los aztecas y colocaban en sus altares llamados tzompantlis”, señala el estudio “Decapitados y narcomensajes: el lenguaje del crimen», realizado por Nelson Arteaga Botello, investigador de la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales (FLACSO).

Afirma que las decapitaciones en México parecen “indicar la presencia de cuerpos de élite especializados en el ejercicio de la violencia y la crueldad”.

Las decapitaciones y la mutilación de cuerpos se ha convertido en una cruel forma de mandar mensajes entre los distintos grupos de la delincuencia organizada, asó lo destacan expertos del tema. Estos métodos se hicieron más recurrentes desde el año 2006, coincidiendo con la llamada guerra contra el narco emprendida por el entonces presidente de México, Felipe Calderón Hinojosa.

El mandatario Andrés Manuel López Obrador puso fin a dicha ‘guerra’, con el mensaje de que era momento que el país empezara a transitar hacia la paz. Aunque la práctica continua.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído