Se tiró a las vías del tren pero ha sobrevivido

La madre asesinó a cinco de sus seis hijos sedándolos y asfixiándolos uno a uno

Había tres niñas, de 1, 2 y 3 años, y dos niños, de 6 y 8, muertos en sus camas y la homicida alega que no se llevaba ya bien con el padre de las criaturas

La madre asesinó a cinco de sus seis hijos sedándolos y asfixiándolos uno a uno
La casa del crimen y Christiane K., la madre asesina de sus cinco hijos. PD

Heribert Kaune-Gebhardt, fiscal de la cercana Wuppertal, ha confirmado a los periodistas que los exámenes post mortem de los cinco niños muertos mostraban signos de sedación y asfixia.

Todo indica que Christiane K., la madre, los drogó con sedantes y los fue matando uno a uno, asfixiñandolos con un cojín.

Desde que la Policía alemana ha localizado los cadáveres de cinco niños de entre uno y ocho años de edad en una vivienda de la localidad de Solingen, crece el espanto y la incredulidad.

La responsable del espantoso crimen a Christiane K., que se arrojó a las vías del tren en la cercana ciudad de Dusseldorf, ha sobrevivido.

Antes de matar a los críos, envió a su madre (la abuela) un mensaje en el que le decía que “no podía continuar” y mencionó problemas matrimoniales con el padre de sus cuatro hijos menores.

“La tensión dentro del matrimonio puede ser el motivo del asesinato múltiple pero eso es de momento una especulación”.

La madre, de 27 años y que no estaría en condiciones de prestar declaración ante las autoridades, sufrió heridas graves tras lanzarse a las vías de la principal estación de Dusseldorf, en lo que la Policía investiga como un intento de suicidio.

Los fiscales alemanes anunciaron el viernes que acusarán de asesinato a la mujer de 27 años, cuyos hijos de 1 a 8 años de edad fueron encontrados muertos en su apartamento de Solingen.

La madre, que envió a su hijo mayor a quedarse con su abuela el jueves antes de intentar quitarse la vida saltando a las vías de un tren, aún no ha sido interrogada por la Policía.

Al parecer su vida no correría peligro pero sí ha quedado gravemente herida por su intento de suicidio.

La Policía de Wuppertal informó de que la abuela de los niños había alertado a las autoridades sobre un posible crimen poco antes de las 2 de la tarde de jueves.

Los agentes se trasladaron inmediatamente a la casa y abrieron la puerta a la fuerza encontraron una escena dantesca. Había tres niñas, de 1, 2 y 3 años, y dos niños, de 6 y 8, muertos en sus camas.

No había signos de violencia física, dijo Marcel Maierhofer miembro de la fuerza policial de Wuppertal. Hasta ahora, los investigadores han determinado que el hijo de 11 años de la mujer se fue a la escuela como de costumbre el jueves por la mañana.

Más tarde, su madre lo recogió de la escuela y le dijo que fuera con su abuela, dijo Maierhofer.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído