"Tomé algunas piezas cuando visité Pompeya en 2005. Era joven y estúpida"

Roba reliquias en Pompeya y le cae una maldición: “Estoy pidiendo el perdón de los dioses»

Deciden llevarse consigo un pedazo de historia robada, sin saber que con eso podrían traer para su vida un sinfín de maldiciones

Roba reliquias en Pompeya y le cae una maldición: “Estoy pidiendo el perdón de los dioses"

Una mujer canadiense ha dicho estar maldita por las ruinas ancestrales que hace más de una década se llevó de la antigua ciudad romana de Pompeya. 

Ahora, en un intento desesperado por quitarse esa maldición ha resuelto devolverlas y pedir perdón.

Las piezas robadas han sido retornadas, en un paquete enviado desde Canadá, al Parque Arqueológico de Pompeya, el museo al aire libre en que se convirtió la grandiosa ciudad del Imperio Romano tras la destrucción ocasionada por la erupción del volcán Vesubio en el año 79 d.C.

El paquete venía acompañado con una nota firmada simplemente con el nombre de Nicole.

«Tomé algunas piezas cuando visité Pompeya en 2005. Era joven y estúpida. Quería tener un pedazo de historia que nadie pudiera tener. En realidad, no pensé ni me di cuenta de lo que estaba obteniendo. Tomé un fragmento de historia que se ha cristalizado con el tiempo y que tiene mucha energía negativa. Ha muerto gente de una forma tan horrible y he tomado piezas relacionadas con esa tierra de destrucción. Es desde entonces que la mala suerte ha jugado conmigo y con mi familia», dice Nicole en su carta.

La mujer, ahora con 36 años, relata que ha sufrido cáncer de mama dos veces, y que la última vez la enfermedad resultó en una mastectomía doble, es decir que todo el tejido de sus dos senos fue removido por completo.

Asevera también que tanto ella como su familia han sufrido “problemas económicos”, y que teme pasar lo que califica como una “terrible maldición” a sus hijos, por lo que tomó la decisión de devolver los restos y pedir perdón.

Aprendí mi lección. Estoy pidiendo el perdón de los dioses. Solo quiero deshacerme de la maldición que ha caído sobre mí y mi familia. Regresé estos artefactos para que se haga lo correcto por el error que cometí. Lo siento mucho, algún día regresaré a su hermoso país para disculparme en persona.

Finaliza su carta diciendo que cuando volvió a Canadá con las reliquias robadas le regaló una de ellas a una amiga suya, con la que comparte un gran amor por la historia y que ahora, tras tomar la decisión de regresar sus reliquias, le pidió que hiciera lo mismo.

«Le dije que los enviaría de regreso a donde pertenecen, pero no sé si lo hizo», destaca.

Las piezas se tratan de dos fragmentos de mosaico, un trozo de pared de una domus (casa antigua romana) y dos fragmentos de ánforas.

Cabe destacar que al Parque Arqueológico llegan recurrentemente paquetes como el de Nicole, en los que turistas saqueadores, imprudentes y ladrones, han devuelto arrepentidos los restos robados afirmando que les han traído grandes desgracias.

El fenómeno ha motivado una exposición titulada “Lo que me llevo de Pompeya”, en la que se exhiben las reliquias devueltas y los mensajes con los que han llegado acompañadas.

 

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA
Autor

Yéssica Salazar

Licenciada en Comunicación Social, mención Periodismo. Con Máster en Gerencia y Tecnologías de la Información. Con infinito amor por el periodismo y los medios audiovisuales que me han permitido conocer nuevos senderos, diferentes y desconocidos.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído