EL PROGRAMA DESVELA LOS EXTRACTOS DE ALGUNOS DE SUS ESCRITOS

La carta que Rosario Porto envió a ‘Espejo Público’ antes de suicidarse: «Seguiré luchando»

Porto no se consideraba culpable de la muerte de su hija: "Pero mientras me quede el más mínimo aliento, seguiré luchando por lo que creo que es fundamental: verdad y justicia"

La carta que Rosario Porto envió a 'Espejo Público' antes de suicidarse: "Seguiré luchando"
Rosario Porto y Alfonso Basterra.

El programa matinal ‘Espejo Público‘ ha desvelado los extractos de algunas cartas que Rosario Porto, la madre adoptiva de Asunta Basterra, había enviado al programa antes de suicidarse.

Las cartas estaban escritas de su puño y letra y tal y como el programa ha desvelado expresaba sus sentimientos y según ella, sus ganas de justicia, ya que se consideraba inocente del crimen.

Su suicidio se llevó por delante todos los interrogantes que aún persisten tras la muerte de Asunta, por la que tanto ella como su marido, Alfonso Basterra, fueron condenados.

Antes de decidir su trágico final, escribió lo siguiente al programa que presenta Susanna Griso:

«La pérdida para mi es del todo irreparable. Y nada, ni nadie conseguirá que me reponga del dolor desgarrador que llevo dentro y que sé que me acompañará toda mi vida. Pero mientras me quede el más mínimo aliento, seguiré luchando por lo que creo que es fundamental: verdad y justicia».

Confesó a una compañera de módulo su soledad: «No tengo a nadie cuando salga de aquí»

Porto se sabía sola.

Días antes de suicidarse, la madre condenada por el asesinato de su hija de 12 años, Asunta, confesó su soledad a una de las presas con las que compartía módulo en la cárcel de Brieva (Ávila).

‘El Periódico’ ha accedido al testimonio de esta reclusa, condenada por delito de sangre y también madre como Porto. Era de las pocas presas con las que al parecer hablaba la madre de Asunta y en la investigación abierta para esclarecer su suicidio ha contado las conversaciones que mantenían:

«Yo le decía que cuando cumpliera, tendría a mis hijos fuera, esperándome. Ella me contestaba: yo no tengo a nadie cuando salga de aquí».

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído