En la calle General Shelly de Valladolid

Un guardia civil retirado y con problemas psicológicos se atrinchera en su casa…con una pistola de fogueo

La policía levanta el cordón al estimar que el exguardia civil no reviste peligro

Un guardia civil retirado y con problemas psicológicos se atrinchera en su casa...con una pistola de fogueo

El susto grande y la alarma inicial tremenda, pero era lo lógico.

El amplio operativo policial que mantuvo durante seis horas de la tarde de este sábado 12 de 2020 acordonados los alrededores de un inmueble Valladolid, donde permanecía atrincherado un guardia civil retirado del servicio, fue levantado al filo de la medianoche.

La Policía llegó a la conclusión que este ex agente no revestía peligro para sus convecinos.

Precisamente decenas de ellos se habían congregado desde media tarde en las inmediaciones del número 7 de la calle, una de las más concurridas del barrio, mientras agentes de la Policía Nacional y Local impedían el acceso a vecinos y curiosos que se acercaban al lugar en el que todo comenzó hacia las 18:00 horas.

Los vecinos habían alertado al Servicio de Emergencias 112 tras escuchar varias detonaciones en uno de los pisos, por lo que se dio aviso a la Policía Nacional y a la Policía Municipal, que desplazaron hasta siete coches patrulla.

Los agentes rodearon la zona, a la que acudió una dotación de bomberos con un camión así como una ambulancia con tres sanitarios. Sobre la medianoche los efectivos policiales levantaron el cordón, tras haber intentado durante horas, sin éxito, convencer al atrincherado para poder acceder a su domicilio.

El ocupante del inmueble es un guardia civil retirado anticipadamente por problemas psicológicos, según indicaron fuentes consultadas y, al parecer, por los testimonios de varios vecinos, dispondría de un arma simulada. A medianoche permanecía solo en su domicilio y ya ni siquiera respondía al diálogo entablado por los policías que intentaban convencerle de que abriera.

Se trata del segundo incidente de este tipo ocurrido en lo que va de año, también en el barrio de las Delicias. El 3 de mayo pasado los GEO tuvieron que reducir de un tiro en el brazo a un vecino de 83 años que estuvo cuatro horas atrincherado en su ático de la calle Embajadores, desde donde disparó al aire con su escopeta de caza antes de ser detenido.

El pasado jueves se conoció que el fiscal pide para el protagonista de este incidente que sea sometido a tratamiento mental durante diez años, así como la prohibición de acercarse a su vecino de piso a menos de 500 metros.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído