Estaba sentado en una terraza de Valencia

Un hombre de 67 años muere de un ataque al corazón al explotarle al lado un enorme petardo

Lanzaron el 'explosivo' dos personas

Un hombre de 67 años muere de un ataque al corazón al explotarle al lado un enorme petardo

Mala suerte y mucha imprudencia de los ‘graciosos’.

Un hombre de 67 años falleció este 1 de enero de 2020 en Valencia, la ciudad de las los fuegos aritificales por excelencia, tras sufrir un ataque al corazón, después de la explosión de un petardo de grandes dimensiones que dos personas lanzaron cerca de él.

El incidente ocurrió por la mañana, en la plaza Monseñor Óscar Romero, en el barrio de San Marcelino, cuando el hombre estaba sentado con un amigo en la terraza de un bar.

Al estallar el petardo, sufrió una parada cardiaca y, pese que los servicios de emergencia llegaron rápidamente, el hombre no pudo ser reanimado y falleció.

La Policía Nacional, que ha identificado a las personas que lanzaron el petardo por si se hubiese producido un delito, se ha hecho cargo de la investigación, y se está a la espera de los resultados de la autopsia para determinar la causa exacta de la muerte.

CURIOSIDADES DE LOS FUEGOS ARTIFICIALES

  • 1. Los chinos usaban la pirotecnia para asustar a los salvajes
    Alrededor del 200 a.C. los chinos escribían sobre bambú verde, antes de inventar el papel. Lo calentaban con carbón caliente para secarlo, pero pasaba algo muy curioso cuando se dejaba mucho tiempo. Si la madera se quedaba un rato al fuego, se expandía y explotaba. Se piensa que esos ruidos asustaban enormemente a los salvajes que rondaban las ciudades de la antigua China. Ese fue el principio de lo que a día de hoy llamamos «petardos». Más tarde, cuando la vida en China se tranquilizó, los fuegos artificiales se empezaron a usar no ya para asustar a los salvajes sino a los malos espíritus. De ahí que en Año Nuevo chino se intente «asustarlos» con ingentes cantidades de fuegos artificiales. ¡Y nos encanta!
  • 2. Puede que los fuegos artificiales se inventaran en China, pero los italianos le dieron color
    Todo el mundo sabe que los chinos inventaron los fuegos artificiales y la pólvora, pero fueron los italianos quienes, en 1830, le dieron color. Hace dos telediarios si vemos toda la historia de la pirotecnia. El secreto estaba en añadir ciertos elementos metálicos en la pólvora, como el cloruro de bario para el verde o el cloruro de calcio para el naranja. Uno de los colores más complejos de adquirir era el azul, ya que requería cierta composición de cobre a una temperatura determinada. Si se quedaba «frío» no aparecía el color, y si se calentaba demasiado, se quemanba.
  • 3. Los fuegos artificiales se inventaron antes que las armas de fuego, no al revés
    Muchos inventos de la Humanidad han sido ideados en un principio para fines bélicos. Ahí tenemos Internet, la comida enlatada o las gafas de sol (!?). Sin embargo, la pólvora, la gran revolución bélica de la Humanidad, no se usó en un principio con fines bélicos. En algún punto de la dinastía Tang (s. VII-X), en China, los alquimistas buscaban como locos una forma de ser inmortales. Mezclando carbón, salitre y azufre y prendiéndo la composición, se «descubrió por casualidad» la pólvora. Esta, efectivamente, tenía en principio fines lúdicos o religiosos. Más tarde, conforme la estabilidad en China se rompía, ya se empezó a usar la pirotecnia a mala idea.
  • 4. La pirotecnia es solo una reacción química
    Un artefacto de pirotecnia se compone, principalmente, de tres elementos: un oxidante, un combustible y una mezcla química. El oxidante (fuego) rompe los enlaces moleculares del combustible (pólvora), liberando un montón de energía de golpe y fragmentando la mezcla química (el componente que le da color). Esta liberación de energía es lo que se llama coloquialmente como explosión, ya que es algo que se produce de manera instantánea y genera ruido al hacer vibrar las partículas de aire.
  • 5. La reina Isabel I de Inglaterra creó la figura del Maestro del fuego en el reino
    Isabel I de Inglaterra (1558-1603) quedó fascinada con los fuegos artificiales durante la boda de su padre, Enrique VIII, con su segunda mujer. La futura reina, entonces una niña, alucinó tanto con la pirotecnia que se convirtió en una de las primeras pyrofiesteras del mundo. Y desde luego la de más poder. Tanto es así que decidió crear el puesto de Maestro del Fuego de Inglaterra en la Corte de su reino. Este título sería otorgado al mejor maestro pirotécnico de todo el país. Esta tradición continuó hasta tal punto que uno de sus sucesores, el rey Jaime II, otro entusiasta de la pirotecnia, nombrara caballero a su Maestro del Fuego.
  • 6. Las bengalas arden con más fuerza que las antorchas
    Las bengalas son uno de los productos pirotécnicos más conocidos y amados por los pyrofiesteros. Lo que muchos no saben es que arden a una temperatura muy elevada, que puede rondar los 650 grados. Por eso mismo, se recomienda usar guantes por si acaso.
  • 7. ¿Cómo «silban» los petardos y fuegos artificiales?
    El silbido característico de muchos productos de pirotecnia es una ciencia poco conocida y de precisión. Para que se realice este fenómeno, se necesitan varias capas de sal orgánica combinada con perclorato de potasio. Este arde más lento, por lo que hace que se libere un gas de forma más contenida.

 

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído