La pillan porque se hizo un tatuaje con el número de celda de su amante

Encarcelan a esta funcionaria de prisiones tras descubrirse que estaba liada con un preso

Scarlett Aldrich pasó al atracador a mano armada hasta un teléfono móvil

Encarcelan a esta funcionaria de prisiones tras descubrirse que estaba liada con un preso
Scarlett Aldrich. PD

Joven y sobre todo, romántica la carcelera Scarlett Aldrich.

La oficial de prisiones británica mantuvo una relación romántica, muy sexual aunque esto a escondidas de verdad, con un recluso condenado por atraco a mano armada, lo que le ha costado esta semana una condena de 10 meses de prisión.

Un tatuaje que llevaba la chica, con el número de la celda del preso del convicto, fue la pista que puso al descubierto su relación.

Scarlett Aldrich, que ahora tiene 22 años, trabajaba en la prisión de máxima seguridad HMP Full Sutton, cerca de York, en 2019, cuando comenzó su relación con un tipo condenado por robo a mano armada.

El facinerosos ha sido identificado únicamente como ‘Jones’.

Aldrich, cuya madre y padrastro son agentes de policía, fue vista por primera vez hablando con Jones en el taller de la prisión en agosto de 2019.

Luego, la pareja comenzó a charlar hasta durante dos horas seguidas, y, en determinado momento, la joven le pasó de contrabando un teléfono móvil y una tarjeta SIM al recluso para que pudiera contactarla.

El comportamiento de Aldrich con el preso fue descrito como «de coqueteo», según el fiscal Ayman Khokar, quien asegura que otros reclusos habían comentado sobre la «cercanía entre los dos».

Un colega de Aldrich le advirtió sobre los peligros de su conducta, pero la oficial no le hizo caso.

En un primer momento, Aldrich negó ante la Policía su relación con Jones. Luego, el personal de la prisión encontró en la celda del recluso cartas de amor, una de las cuales contenía una imagen de un tatuaje con el número de su celda.

Durante una revisión médica a Aldrich, se descubrió el mismo tatuaje en la parte superior de su muslo izquierdo.

La joven admitió el cargo por mala conducta en un cargo público, así como por contrabandear un teléfono móvil y una tarjeta SIM en la prisión.

El juez John Thackray QC declaró que sus acciones habían «puesto en peligro la seguridad de la prisión», y recordó que la mujer desarrolló una relación cercana con un recluso a pesar de haber recibido capacitación sobre «los peligros obvios» de hacerlo.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído