La víctima de 27 años tiene lesiones en todo el cuerpo

Cuatro sujetos golpean salvajemente al vigilante de la piscina de San Fermín por llamarles la atención

Los individuos le esperaron fuera de las instalaciones y le golpearon entre todos, por lo que está de baja médica

Cuatro sujetos golpean salvajemente al vigilante de la piscina de San Fermín por llamarles la atención
Piscina PD

Un grupo de violentos golpearon a un vigilante de seguridad de la piscina municipal del madrileño barrio de San Fermín porque previamente les había llamado la atención por su comportamiento incívico en las instalaciones.

Cuando el vigilante en cuestión salía de su trabajo, le esperaban los cuatro individuos a los que había recriminado su actitud y conminado a que abandonaras las instalaciones durante su turno, motivo por el que le amenazaron.

La víctima, un joven de 27 años, recibió lesiones de importancia por todo el cuerpo, por lo que ha causado baja médica y no ha acudido a su puesto. Los hechos serán denunciados ante la Policía.

Marea Negra por la Seguridad Privada se queja del problema recurrente cada verano de las agresiones físicas y verbales a vigilantes de seguridad, que también se extiende a socorristas y otros empleados en piscinas de algunos populosos barrios de la capital.

En lo que llevamos de verano, teniendo en cuenta que las piscinas abrieron el 1 de julio y no a finales de mayo como habitualmente por la crisis del coronavirus, la asociación de vigilantes ha registrado ataques verbales, vejaciones y amenazas de muerte en las piscinas de Orcasitas, Aluche y La Elipa, aunque la más grave ha sido la de San Fermín.

De hecho, el personal de seguridad se está encontrando con más problemas este verano porque se han incrementado las restricciones por la pandemia.

Así, se deben comprar las entradas en Internet, en el césped hay que estar en todo momento con mascarilla, no se pueden cambiar ni duchar en los vestuarios y hay que mantener las distancias de seguridad en todo el recinto.

Muchas personas incumplen estas medidas por falta de costumbre o porque simplemente quieren llamar la atención.

Los vigilantes les recriminan su comportamiento y los aludidos se enfrentar verbalmente a ellos en algunos casos. Por este motivo, han tenido que aumentar el personas, como en la propia piscina de San Fermín, con tres vigilantes este mes frente a los dos del año anterior.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído