La Guardia Civil tuvo que intervenir para separar a los adultos participantes en la reyerta

Cuatro adultos se golpean salvajemente en un parque infantil tras la disputa de sus hijos por un tobogán

La Fiscalía solicita un año de prisión para tres de los adultos involucrados en la pelea y una multa para el cuarto participante

Cuatro adultos se golpean salvajemente en un parque infantil tras la disputa de sus hijos por un tobogán
Tobogán PD

Una disputa infantil por un tobogán terminó convirtiendo un parque de juegos en un ring de boxeo.

Tras el desacuerdo entre los niños, los padres de los menores de edad acabaron peleando salvajemente en un parque en Arroyo de la Encomienda (Valladolid).

Los hechos, ocurridos en abril de 2018, han vuelto a retomar importancia después de que la Fiscalía solicitó un año de prisión para tres de los adultos involucrados en la pelea y una multa de 360 euros para el cuarto participante.

En el capítulo de responsabilidad civil, el fiscal pide que A.P.C. indemnice con 150 euros a una de las lesionadas, C.F.L, y con 500 a otro del bando rival, D.B.G, así como que estos dos últimos y J.A.P.G, de forma conjunta solidaria, abonen al primero 24.077 euros por las lesiones sufridas y con otros 14.000 por las secuelas.

El incidente se inició en las inmediaciones de un parque infantil situado en la calla José Luis Lasa de Arroyo, donde se hallaban dos grupos de personas, por un lado el formado por J.A.P.G. y D.B.G. y sus respectivas esposas, C.F.L. y S.B.A, quienes celebraban el cumpleaños de esta última en un bar, y de otro el integrado por el cuarto acusado, A.P.C, su esposa y otros amigos, que se hallaban en una terraza de otro establecimiento.

Mientras tanto, menores pertenecientes a las familias de los dos grupos comenzaron a discutir porque unos habían retirado el precinto de un tobogán. Ante ello, A.P.C, se encaramó al tobogán y se sentó en la plataforma cerrada que daba acceso al mismo, con lo que los niños del otro grupo comenzaron a protestar porque no podían utilizarlo.

El adulto, siempre según el fiscal, respondió de malas formas: “¡Tú me chupas la punta de la polla, y tú y tú y tú!” mientras señalaba a los menores, por lo que una de ellas le dijo que se lo iba a decir a su madre. “¡Sí, a esa borracha!”, sostiene el acusador público que el acusado espetó a la niña.

A partir de ahí se armó la ‘batalla’ entre los adultos encausados a la que tuvo que poner fin la Guardia Civil.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído