La horca, el garrote vil, los fusilamientos... En España la pena de muerte ha funcionado durante siglos

Las últimas palabras de 10 condenados a muerte

​Las referencias a Dios, los pedidos de perdón a las familias de las víctimas y las expresiones de arrepentimiento son moneda común en estos dichos in extremis.

Pero algunos cargan mensajes más críticos con la pena de muerte como medida disciplinaria.

«Hice las paces con Dios, espero que todos ustedes puedan hacer las paces con esto», dijo Terry Edwards, un hombre de 43 años que robó un restaurante en 2002 y mató a dos personas en el atraco, fue ejecutado el 26 de enero de 2017.

A Taichin Preyor, de 46 años, condenado por acuchillar a su novia y a otro hombre en la escena del crimen también se le aplicó la inyección letal el año pasado. Sus últimas palabras, entre saludos a su familia, fueron que «la Justicia nunca avanzó porque se quitara una vida».

Las reivindicaciones de inocencia y el margen de error de la aplicación de una pena irreversible es uno de los puntos que también se repiten en las declaraciones.

«Mi única declaración es que no hay casos que hayan sido juzgados que estén exentos de errores. Esas son mis palabras. Ninguno está libre de errores. Puede proceder, guardián», dijo Dale Scheanette, ejecutado en 2009 por violar y matar a una mujer.

Reginald Blanton, que mató a un hombre y robó joyas en su apartamento, fue ejecutado en 2009. En sus últimas declaraciones aseguró que era inocente, que la víctima era su amigo y que lloró mucho por él. Al mismo tiempo, exhortó a los condenados a muerte a seguir «fuertes».

«Están armando todo para inyectar en mis venas una droga que la Asociación de Veterinarios de EEUU ni siquiera usa en perros. Quiero decir que estoy en una situación peor que la de un perro. Me quieren matar por algo que no hice. Sigan luchando. Los veré a todos, es lo que puedo decir».

Charlie Livingston, ejecutado en 1997 por el asesinato y robo a mano armada de una mujer, hizo uso de su sarcasmo minutos antes de perder la vida: «Me trajeron aquí para ejecutarme, no para dar un discurso. Eso es todo».

Muchos optan por no hablar o profieren insultos no transcritos a los verdugos. Pero algunos son más filosóficos, como David Martínez, ejecutado en 2005 por violar y asesinar a una mujer.

«Solo el cielo y el prado verde continúan para siempre, y hoy es un buen día para morir».

LAS CIFRAS

Según Aministía Internacional, ONG especializada en derechos humanos, son 56 países en el mundo los que mantienen la pena de muerte en su legislación.

Te presentamos otros datos sobre la pena de muerte en el mundo:

  • China es el mayor ejecutor del mundo, seguido por Irán, Arabia Saudita ,Irak y Pakistán, estos últimos cuatro representan el 87% de las ejecuciones en el mundo.
  • China, el país con más ejecutados: se desconoce la cifra exacta. El motivo: las ejecuciones son consideradas secreto de estado en el país asiático.
  • Los países con más ejecutados por pena de muerte son… Excluyendo a China, el 84% de las 993 ejecuciones registradas en 2017 ocurrieron en Irán (507), Arabia Saudí (146 muertes), Iraq (125) y Pakistán (60).
  • Pena de muerte en América Latina: mantienen la pena de muerte en su legislación, Cuba, Bahamas, Jamaica, Belice y Guyana, Antigua y Barbuda, San Cristóbal y Nieves (St. Kitts and Nevis), Santa Lucía, Barbados, San Vicente y Granadinas y Granada.
  • Tipos de ejecución: Amnistía Internacional registra cuatro formas en que se realiza la pena de muerte en el mundo: decapitación, ahorcamiento, inyección letal, fusilamiento, tiro en la nuca…

EL CASO ESPAÑOL

La horca, el garrote vil, los fusilamientos… En España la pena de muerte ha funcionado durante siglos. Cuando ya se cumplen más de cuarenta años de su abolición, recordamos algunos de los momentos claves.

  • La horca era el método habitual de condena hasta que fue abolida por Fernando VII en 1832.
  • Desde 1820 se usó el método de garrote vil, usado hasta casi la aprobación de la Constitución Española de 1978. La última ejecución con esta máquina fue en 1974.
  • Pedro García Dorado Montero (1861-1919) fue un jurista español que introdujo la concepción de la reinserción. Defendía la pedagogía correccional como un derecho de los delincuentes.
  • A pesar de los movimientos en contra, la pena de muerte fue utilizada en España sin interrupción hasta 1932, cuando fue abolida durante la Segunda República. Franco la reincorporó plenamente al código penal en 1938.
  • Las últimas ejecuciones en España fueron las de dos terroristas de ETA político-militar y tres del Frente Revolucionario Antifascista y Patriota (FRAP), fusilados el 27 de septiembre de 1975.
  • Aunque la pena de muerte en España fue eliminada con la Constitución de 1978, dejaba un resquicio para tiempos de guerra. No fue hasta 1995 cuando la abolición fue total.
  • María Asunción Milá y el economista e historiador Ramón Carande fundaron el 8 de enero de 1976 la Asociación Española de la Lucha contra la Pena de Muerte. Aún llevan a cabo acciones para intentar erradicarla en todo el mundo.
  • El papa Francisco modificó el catecismo de la Iglesia Católica y determinó que la pena de muerte es inadmisible en todo caso en agosto de 2018.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Los vídeos más vistos

Lo más leído