CRIMEN Y CASTIGO

Matan de una paliza a un joven en Barcelona y ya es el quinto homicidio del mes

La crónica negra de julio se completa con dos fallecidos por arma de fuego y dos acuchillados

Matan de una paliza a un joven en Barcelona y ya es el quinto homicidio del mes

La inseguridad en Barcelona está alcanzando unos límites inquietantes, sobre todo ante la inacción de la alcaldesa Ada Colau y las autoridades independentistas catalanas.

Con cinco homicidios en un mes, Barcelona se confirma como la ciudad más peligrosa de España.

El último crimen ocurrió la madrugada del domingo 28 de julio de 2019, en una zona con no pocos antecedentes históricos en las estadísticas del crimen, el Port Olímpic.

Un chino de 25 años recibió una paliza mortal en mitad de la calle. Se resolvió así una discusión que minutos antes la víctima, en compañía de otro amigo que resultó herido en un ojo, había mantenido dentro de una discoteca con un grupo de jóvenes, según informó la SER, de origen ruso, según recoge elperiodico y comparte Periodista Digital.

A falta de dos días para que concluya el mes, las cifras de julio son estremecedoras. Se cometen más de 20 delitos por hora, la mayoría, como es obvio, no cruentos, hurtos y tirones a decenas, pero que la estadística vaya coronada por cinco homicidios (dos con pistola, dos con puñal y uno, el de ayer, a puñetazos) avala la decisión de la Conselleria d’Interior de destinar un plus de 320 mossos d’esquadra a Barcelona.

El problema (siempre lo hay) es que no está prevista su llegada hasta finales de verano, cuando los indicios de que la ciudad sufre una metástasis delictiva son claros desde hace un par de años, como mínimo. Este domingo, apenas medio día después del crimen, el concejal de Seguridad de Barcelona, Albert Batlle, pidió una reunión de urgencia con la cúpula de los Mossos para tratar específicamente sobre el Port Olímpic como punto zona conflictiva, sobre la que el ayuntamiento reclama la gestión.

La discusión que desencadenó la posterior pelea en la calle ocurrió en la sala Zich del Port Olímpic. La policía busca ahora a esos cuatro o cinco hombres con acento ruso o similar que atacaron con extrema violencia a los dos jóvenes chinos en la calle. Uno de ellos, testigo crucial ahora para tener pistas, se llevó como mal mayor un puñetazo en el ojo. Su amigo salió fatalmente peor parado. Viajó aún con vida en la ambulancia hacia el Hospital Clínic, pero llegó allí ya con muerte cerebral.

La disección de los cinco homicidios cometidos este mes permite sacar, de entrada, un par de conclusiones claras. Ninguna buena, por cierto. La primera es que solo hay un detenido, y no fruto de una paciente investigación policial, sino porque el autor de la muerte de otra persona quedó herido en el lugar de los hechos. Ocurrió a última hora del atardecer del pasado 11 de julio, en la confluencia de Consell de Cent y Entença. Fue el final de una pelea que comenzó dentro de un locutorio. La víctima mortal recibió un navajazo en el abdomen. También falleció en el Hospital Clínic.

La segunda conclusión evidente es que, a pesar de que es el Raval el barrio con el sambenito de zona cero de la inseguridad, el mapa de esos cinco homicidios ofrece otro retrato bien distinto. El 6 de julio murió el marido de una peluquera en el paseo de Manuel Girona. Fue a recogerla al final de su jornada laboral y un joven de unos 20 años entró en el establecimiento, le disparó cinco balas y huyó. Eso fue en Sarrià-Sant Gervasi. Las pistolas volvieron a ser el arma homicida cinco días después en el extremo contrario de la ciudad, en Poblenou. Fue a la hora de la cena, en la tranquila plaza de Prim, en presencia de los clientes que ocupaban las mesas de la terraza de un popular restaurante de aquella plaza. Un hombre encapuchado disparó a otra persona y escapó a bordo de un patinete. Tan insólito fue todo que quienes presenciaron el crimen no creyeron en un primer momento que fuera verdad.

Cuatro horas más tarde, en un suceso que no se descarta que sea un eco del primero, hubo otro tiroteo, en Collblanc, aunque sin víctimas mortales. Pero el antecedente más reciente de esta cadena de homicidios tuvo lugar el pasado viernes, esta vez sí, en el Raval. Un hombre murió a cuchillo en la plaza de Folch i Torres. Sucedió tras una discusión que ninguno de los presentes, entre ellos varios niños, imaginó que terminaría de forma mortal. El crimen sucedió en mitad de una zona de juego infantil.

Antaño, estos repuntes de la crónica negra eran motivo de conversación al día siguiente durante el desayuno en la cafetería o en el puesto de trabajo, pero ahora se retransmiten casi en directo a través de las redes sociales. Si no es exactamente ese el caso de las cinco muertes violentas de julio, sí lo es de esa incesante serie de más de 20 delitos por hora que constantan las estadísticas. La presencia de los carteristas en el metro, por ejemplo, casi se puede geolocalizar a través de las cuentas de twitter de quienes de forma sistemáticamente dedican unas horas del día a buscarles para echarles fuera del suburbano. Son patrullas ciudadanas, cuya mera existencia es ya todo un termómetro de la situación.

También lo es la reciente presentación en sociedad de una plataforma difícil de catalogar, Salvalona, que se declara apartidista y que en esencia exige mano dura policial y judicial. Una de sus caras visibles es Tito Álvarez, el taxista que se dio conocer durante las agrias protestas contra el negocio de Uber y otros operadors del alquiler de vehículos con chófer en la ciudad. No es un Travis Bickle solitario en lucha contra la delincuencia. Salvalona no solo presume de que cuenta con el respaldo de 40.000 ciudadanos, sino que incluso dispone de un gabinete de comunicación externo que da voz a sus reivindicaciones. La plataforma ofrece una receta de ocho puntos para revertir la situación, algunos de una solidez pétrea, como que se ponga fin a la llamada ley Montoro que impide a las administraciones públicas incrementar sus plantillas (más agentes, reclaman), pero el simple hecho de que se arroguen un papel protagonista en una cuestión tan delicada como la seguridad preocupa a a las autoridades públicas.

La pregunta lógica que muchos se hacen es si la situación ha tocado fondo. La pregunta, no obstante, tal vez sea otra. ¿Cómo se ha llegado hasta aquí?

Autor

Francisco Lorenson

Polifacético y innovador reportero, lleva años trabajando en el sector y aprendiendo de algunas de las personas más inteligentes del negocio.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído