Criminales

El sangriento caso de Cecilia Aznar, la asistenta que aplastó el cráneo a su patrón a golpes con esta plancha

El sangriento caso de Cecilia Aznar, la asistenta que aplastó el cráneo a su patrón a golpes con esta plancha
El sangriento caso de Cecilia Aznar RS

Historia de la crónica negra española. Madrid, 22 de junio de 1902. Cecilia Aznar Celamendiz (Cervera -Lleida-, 1880 – ?) asesinaba a golpes de plancha su patrón Manuel Pastor Pastor (Madrid, 1860 – 1902). Le asestó doce golpes en la cara y en la cabeza con una plancha mientras la víctima dormía en su habitación, y le provocó la muerte casi de inmediato. Según la confesión de Cecilia Aznar, aquella noche víctima y asesina habían dormido juntos en la cama del patrón, y el crimen se perpetró de madrugada, según recoge el autor original de este artículo Marc Pons en elcaso y comparte Ivan Rastik para Periodista Digital.

La escena del crimen
Cuando los investigadores policiales accedieron a la escena del crimen, la describieron como un infierno: la víctima tenía la cara y la cabeza totalmente desfiguradas y las cuencas de los ojos vacías; el arma del crimen tenía el mango retorcido (a causa de la violencia de la agresión); el hierro de la plancha conservaba restos humanos adheridos a los cantos (piel, carne y pelo); y las sábanas de la cama y el papel pintado de las paredes estaban terroríficamente salpicados de sangre. En el suelo de la habitación había piezas dentales de la víctima.

Elementos de la escena del crimen. El arma del crimen (la plancha) y el delantal de la acusada sucio|bruto de sangre. Font Criminalia. Enciclopedia del Crimen

¿Quién era la asesina?
Cecilia Aznar procedía de un entorno muy humilde. Nacida en Cervera (Lleida) -hija de un empleado ferroviario- y criada en Pasai Antxo (Guipúzcoa) -el pueblo originario de la familia-, había pasado la infancia sin, prácticamente, pisar la escuela. En el momento del crimen sólo tenía 22 años, pero ya había acumulado un pasado intenso. Con tan sólo 14 años se había marchado de casa, se había casado en Gandía (Valencia), había tenido un hijo, y al enviudar había vuelto al País Vasco. Según algunas fuentes, se dedicaba a la prostitución en Irún.

¿Quién era la víctima?
En cambio, Manuel Pastor, era un rentista madrileño, soltero, de 42 años, muy bien relacionado socialmente y posicionado económicamente, y era muy conocido en todas partes por sus extravagancias públicas y por sus perversiones privadas. Según algunas fuentes la conoció en Irún; la contrató como «cuidadora» y le prometió un buen sueldo. Esta curiosa categoría profesional comprendía un anchísimo abanico de tareas que iban desde las de una criada doméstica hasta las de una prostituta privada.

Los padre y la madre de Cecilia Aznar, con el hijo de Cecilia Aznar (1903). Fuente Blog Fotos y Postales Antiguas de Sevilla

¿Por qué lo asesinó?
Cecilia Aznar, después de ser detenida, confesaría que Manuel Pastor la sometía a brutales agresiones y horribles vejaciones que iban mucho más allá de lo que habían pactado en Irún. Todo apunta a que, antes del crimen, los roles estuvieron invertidos: Pastor era un sádico y Aznar una esclava sexual. Pero lo cierto es que, después de cometer el crimen, Aznar huyó a Barcelona con un botín de 14.000 pesetas y 4.000 francos franceses que Pastor tenía ocultos en su vivienda, y que, actualmente, equivaldrían a unos 300.000 euros.

¿Quién descubrió el crimen?
El día antes del crimen, Pastor, por instigación de Aznar, despidió a la cocinera. Pastor y Aznar se quedaron solos en el piso del patrón, en la madrileña calle de Fuencarral, 102, pero la cocinera -que no sabía dónde ir- pasó la noche en casa de la portera de la finca y allí explicó la sórdida relación entre patrón y criada. Al día siguiente por la mañana, Cecilia Aznar, inusualmente vestida con ropas muy elegantes, abandonaba precipitadamente la finca con una sospechosa caja que contenía el botín. La portera sería la que pondría en aviso a la policía.

¿Hacia dónde huyó la asesina?
Sin embargo, Cecilia Aznar tuvo tiempo de llegar a Barcelona, gastarse 5.000 pesetas en varias joyerías y restaurantes de la ciudad, entablar amistad con dos «ganxos de fonda» (empleados que derivaban viajeros de la estación al hotel que los tenía contratados) y una amiga de estos; y pasar una noche de sexo desenfrenado -con sus nuevas compañías- en un hotel de lujo de la capital catalana. Siscu Garreta, Jaume Iglesias (alias el inglesito) y Eulàlia Esplugues, sin sospecharlo, se convertirían en cómplices de un asesinato.

¿Cuál era el plan de la asesina?
Cecilia Aznar quería huir hacia Buenos Aires. Y sus nuevos «amigos» -que la tenían sólo por una ladrona- no tan sólo la engañaron haciéndole creer que en Puigcerdà había un puerto poco vigilado, sino que también le robaron lo que le quedaba del botín. Hasta que llegó a Puigcerdà, no se dio cuenta de ello. Sin dinero y sin saber dónde ir, deambuló unos días por la capital de la Cerdanya, hasta que fue localizada y detenida por la Guardia Civil y trasladada a la prisión de Ripoll. Allí confesó su crimen.

 
¿Qué pasó con Cecilia Aznar?
Delató a Jarrete, a Iglesias y a Esplugues que, poco después, eran detenidos por la Gendarmería en Le Havre (Francia), cuando se disponían a embarcar hacia Nueva York. Cecilia Aznar, que sería condenada a cadena perpetua, protagonizó un juicio que tendría una fuerte repercusión; y que quedaría alojado en la memoria de ciertos sectores sociales. En 1937, en plena Guerra Civil y después de 34 años de reclusión, fue excarcelada por milicianos anarquistas. A partir de entonces se pierde la pista y no se sabe nada más.

Autor

Ivan Rastik

Iván Rastik, personaje ruso de origen pero español de vocación, es el gran experto erótico-festivo de Periodista Digital.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído