Los agentes del orden de Florida (EE.UU.) se habían negado inicialmente a arrestar al agresor, Michael Drejka, afirmando que su proceder se ajustaba a la ley de defensa propia

Condenan a 20 años de cárcel a este tipo por matar a otro por aparcar en una plaza para minusvalidos

Condenan a 20 años de cárcel a este tipo por matar a otro por aparcar en una plaza para minusvalidos
Condenan a 20 años de cárcel a este hombre por matar a otro tras estacionar en una plaza para discapcitados RT

El estadounidense Michael Drejka fue condenado este jueves a 20 años de prisión por matar al afroamericano Markeis McGlockton, de 28 años, quien lo enojó al haber aparcado en un lugar para discapacitados.

La tragedia tuvo lugar en julio de 2018, en las afueras de una tienda de conveniencia en la ciudad de Clearwater (Florida, EE.UU.).

Según determinaron las investigaciones, ese día McGlockton, después de parar su coche, entró al establecimiento comercial junto con su hijo, de cinco años, y su pareja, Britany Jacobs. Cuando estaban dentro, el agresor —que también había estacionado en un lugar prohibido—, se acercó a la mujer y empezó a increparla.

Ya fuera de la tienda, y molesto por la impertinencia, el joven afroamericano empujó a Drejka, que cayó al suelo, y le dio la espalda, según recoge rt.

Momentos después, el autoproclamado»supervisor de aparcamientos para inválidos» —como lo llamó el juez Joseph Bulone— disparó contra McGlockton. Los sucesos fueron grabados por las cámaras de vigilancia.

«No hay palabras para describir por completo lo que significa su pérdida para nuestra familia. Nuestros dos hijos más pequeños nunca tendrán recuerdos de su papá», dijo Jacobs poco antes de ser dictado el veredicto.

El caso desató controversias. En un primer momento, los agentes del orden se negaron a arrestar a Drejka, afirmando que su proceder se ajustaba a la ley de defensa propia que rige en Florida, popularmente conocida como ‘Stand your ground’ («alto o disparo»). La norma otorga inmunidad a aquellos que hacen uso de la fuerza para defenderse cuando sienten que su vida corre peligro. Como resultado, fue detenido solo tres semanas después del homicidio.

La tragedia y la subsiguiente reacción de las autoridades —que, según algunos, fue similar a la adoptada tras el asesinato, en 2012, del también afroamericano y desarmado Travyn Martin— inspiraron el movimiento ‘Justice for Markeis McGlockton’ , que exigió un castigo apropiado para Drejka.

Autor

Paula Dumas

Informar y entretener; periodismo del siglo XXI, actualidad y redes.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído