MUNDO CRUEL

El Chicle lastró el cuerpo de Diana con dos bloques de cemento de 18 kilos para que arrastraran el cadáver al fondo del pozo

El Chicle lastró el cuerpo de Diana con dos bloques de cemento de 18 kilos para que arrastraran el cadáver al fondo del pozo
José Enrique Abuín, alias El Chicle, y Diana Quer. PD

Un miserable sin escrúpulos ni sentimientos.

El Chicle lastró a Diana Quer dentro del pozo de la nave abandonada de Asados con dos bloques de cemento que sumaban algo más de 18 kilos de peso y con los que era «físicamente imposible que un cuerpo se mantuviese a flote».

Así lo ha dicho la buceadora de Cartagena que realizó el simulacro de sumergimiento del cuerpo de Diana, con la que tenía características similares en altura y peso.

«Lo recuerdo perfectamente y con horror».

Para el simulacro de comportamiento de un cuerpo sumergido, la Guardia Civil utilizó a una buceadora profesional de características físicas similares a las de Diana Quer y una piscina con agua dulce a la misma temperatura que la del pozo de Asados.

El cuerpo fue lastrado con dos bloques de cementos como los que se encontraron con Diana, que pesaban en total 18 kilos.

Según ha contado la buceadora, y se ha podido ver en la reconstrucción del sumergimiento, el cuerpo se hundió hasta el fondo de la piscina al ser lastrado, ya que «es físicamente imposible que un cuerpo se mantuviese a flote».

El Chicle, en su declaración, dijo que aunque había lastrado el cuerpo de Diana, éste flotaba.

«Lo que podía pasar con mi cuerpo, con cualquier otro cuerpo, se tiren a distinta distancia los bloques, se tire primero uno, es que un cuerpo se sumerge de manera clara y sin duda ninguna. Te arrastra al fondo sin duda ninguna», ha añadido la profesional encargada de realizar el simulacro.

Los dueños de la nave de Asados, núcleo de Rianxo (A Coruña) en la que se encontró el cadáver de Diana Quer, han declarado fue limpiada en 2016, en una fecha que no han podido concretar pero, en todo caso posterior a la desaparición de la joven madrileña.

Dos policías locales que han declarado como testigos en el juicio han corroborado las quejas vecinales que motivaron tal requerimiento porque el establecimiento estaba lleno de porquería.

Debido a ello existía el temor entre los lugareños de que al mismo accediesen los niños de la zona; en este edificio, en su inicio una fábrica de gaseosas, después un negocio de muebles y en ese momento sin actividad y en venta, había tantos desperdicios en el suelo que no resultaba fácil andar por él sin tropezar con algo.

En su relato, los agentes de Rianxo han contado que días antes de la desaparición de Diana, en un registro motivado por estas quejas, tuvieron que sortear muebles, obstáculos, cristales, somieres, colchones, zonas punzantes y cortantes e, incluso, un coche.

También huecos que tuvieron que ser tapiados, pues facilitaban la entrada.

La distribución del inmueble contempla una pequeña zona de oficinas, planta baja y sótano, con el pozo en el que apareció el cuerpo sin vida de Diana al que se accede por una trampilla y al que los efectivos no llegaron porque desconocían su existencia, detalle que ha sido facilitado en la sesión de este jueves.

Diana Quer salió el 22 de agosto de 2016 a una fiesta en A Pobra do Caramiñal (A Coruña), donde veraneaba con su madre, Diana, y su hermana menor, Valeria, pero nunca regresó a casa.

Su cadáver se encontró en el mencionado pozo el 31 de diciembre de 2017.

Autor

Salomon Lush

Experto en redes sociales y especializado en información política y medios de comunicación.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído