MUNDO CRUEL

Jorge Ignacio P. J., el colombiano al que se acusa de ‘desaparecer’ a Marta Calvo, fue condenado por narcotráfico en Italia

Jorge Ignacio P. J., el colombiano al que se acusa de 'desaparecer' a Marta Calvo, fue condenado por narcotráfico en Italia
Jorge Ignacio P. J. PD

Un pájaro de cuenta, pero Marta Calvo ni sospechó. El delincuente colombiano Jorge Ignacio P. J., de 37 años de edad, ya fue investigado el pasado mes de abril por la Policía Nacional tras la muerte de una prostituta en Valencia.

El miserable l hombre ahora huido fue el último cliente de una meretriz que falleció en un hospital días después de sufrir convulsiones en una casa de citas del distrito de Ruzafa. Jorge entró con la mujer en una de las habitaciones de la vivienda para mantener relaciones sexuales y consumir cocaína.

Pocos minutos después, el hombre salió del cuarto con una actitud muy nerviosa y se marchó de forma repentina, por lo que sus compañeras de piso, prostitutas también, acudieron a la habitación para ver si la mujer había sufrido alguna agresión o robo, como sucede en ocasiones en las viviendas utilizadas como prostíbulos, y hallaron a la víctima con una crisis convulsiva con espasmos musculares y pérdida de consciencia.

Tras llamar al 112 para pedir una ambulancia con urgencia, las meretrices informaron a la policía de la actitud sospechosa del cliente que estaba con la mujer momentos antes de que comenzara a sufrir las convulsiones. Sin embargo, no sabían el nombre de este individuo ni su dirección ni ningún dato que pudiera ayudar en su identificación. Días después, la prostituta falleció en un hospital de Valencia.

Marta Calvo.

El colombiano en cuya casa del pueblo valenciano de Manuel se pierde la pista de la joven Marta Calvo, desaparecida desde el pasado 7 de noviembre, fue condenado por tráfico de drogas en Italia, pero sus antecedentes en España se limitan a multas y resistencia a la autoridad.

El sospechoso fue detenido en Italia en 2008, y luego condenado, por estar en posesión de 9 kilos de cocaína. Transportaba la droga oculta en un vehículo de alta gama de matrícula española y cumplió su condena en una cárcel italiana, para después venir a España.

El hombre, que está siendo buscado para que explique el paradero de la joven desaparecida, no tiene antecedentes en España por delitos contra la salud pública, los relativos al tráfico de drogas, sino únicamente por multas y por resistencia a la autoridad relacionada con delitos contra la seguridad vial.

Relación con el crimen organizado
Fuentes de la Guardia Civil no consideran que la pista relacionada con el narcotráfico sea la principal a seguir en este caso y, si bien no descartan que el sospechoso pueda haber recibido ayuda para salir de España por parte de personas relacionadas con el crimen organizado, creen perfectamente posible que esté escondido en nuestro país y pueda ser localizado pronto.

De hecho, la Guardia Civil sigue registrando este viernes una de las dos viviendas que tenía alquiladas el sospechoso, la de Manuel, después de haber examinado este jueves la que usaba en L’Olleria (los alquileres estaban a nombre de su madre), en busca de pistas para encontrar al hombre o a la joven.

El delegado del Gobierno en la Comunitat Valenciana, Juan Carlos Fulgencio, en declaraciones hechas este jueves, dijo no descartar ampliar los medios humanos y técnicos para tratar de resolver el caso de Marta Calvo.

Fulgencio señaló que ha recibido el ofrecimiento de colaboración por parte de la Jefatura Superior de Policía, y añadió que, en caso de tener que ampliar la zona de búsqueda, no se descarta la intervención de la Unidad Militar de Emergencias (UME).

Autor

Salomon Lush

Experto en redes sociales y especializado en información política y medios de comunicación.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído