El acusado tras admitir los hechos reconoció la pena del juzgado: "No tengo perdón de Dios ni de mi familia. Es lo que merezco"

Valencia: un hombre pasará 12 años en prisión por intentar matar a sus padres a martillazos

Valencia: un hombre pasará 12 años en prisión por intentar matar a sus padres a martillazos
La Audiencia Provincial de Valencia. PD

«No tengo perdón de Dios ni de mi familia. Es lo que merezco». Esas fueron las palabras que dijo un acusado de 51 años tras conocer que pasará 12 años en prisión tras haber intentado intentó matar a su padre y a su madre con un martillo cuando dormían en la casa familiar en Benaguasil (Valencia).

En la Sección Cuarta de la Audiencia Provincial de Valencia, donde se analizaron los hechos ocurrido en mayo de 2016, la defensa y la acusación particular se han adherido a la petición de pena de la Fiscalía que, en un primer momento, solicitaba ocho años de cárcel por cada uno de los intentos de homicidio que finalmente se han rebajado a seis.

En el fallecimiento de la madre, dos años después, influyeron las heridas sufridas en este incidente, mientras que el padre requirió tratamiento médico urgente.

En concreto, la defensa del acusado ha expuesto únicamente en sus conclusiones finales que el hombre presentaba un cuadro psicótico y, en el momento de los hechos, había ingerido una gran cantidad de alcohol, por lo que ha sostenido que «no tenía capacidad de control». Según expone Fiscalía en su escrito, el hombre padece un trastorno de personalidad paranoide, trastorno depresivo mayor y abuso de bebidas alcohólicas.

El brutal ataque

La agresión, con un martillo-maceta de 28 centímetros de largo, ocurrió el 14 de mayo de 2016 cuando el procesado entró en la habitación de sus padres en la casa familiar de Benaguasil. Las víctimas estaban durmiendo cuando el encausado comenzó a golpear a su padre en la cabeza. El anciano consiguió huir para pedir ayuda mientras que el hijo continuó golpeando a la madre, a la que dejó inconsciente y malherida, según el relato fiscal.

La mujer falleció dos años después y, según los forenses, las lesiones que sufrió con el martillo influyeron en su fallecimiento prematuro. Por su parte, el padre necesitó tratamiento médico urgente a consecuencia de las heridas que tenía en la cabeza.

En principio, el representante del Ministerio Público solicitaba una pena de 16 años de prisión por dos delitos de homicidio. Sin embargo, el acusado, que padece un trastorno de personalidad paranoide, ha reconocido los hechos en el juicio y ha asegurado que sí tenía «intención de matar» a sus padres.

Su progenitor únicamente se ha limitado a responder a Fiscalía que sí reclama el pago de una indemnización por las lesiones sufridas por su esposa y por él mismo. Los otros dos hijos del matrimonio también reclaman por los daños sufridos por su madre, mientras que la Generalitat Valenciana demanda que se abonen los gastos médicos que supuso la agresión. En concreto, fueron 17.208 euros entre los gastos sanitarios del padre y de la madre.

Finalmente, el fiscal, en sus conclusiones definitivas, ha rebajado su pena de los ocho años por cada uno de los delitos a seis, por dos homicidios en grado de tentativa con la atenuante de alteración psicológica por ingesta de alcohol, a lo que la acusación particular y la defensa se han adherido. «No tengo perdón de Dios ni de mi familia. Es lo que me merezco», ha pronunciado el acusado en su turno de última palabra y tras reconocer ambas agresiones.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído