La policía británica abrió una investigación para capturar al agresor de Belly Mujinga

Londres: muere de COVID-19 la taquillera escupida por un facineroso viajero del Metro

La trabajadora, de 47 años, fue víctima de un ataque por parte de un usuario que reconoció tener coronavirus

Londres: muere de COVID-19 la taquillera escupida por un facineroso viajero del Metro
Belly Mujing PD

El COVID-19 ha dejado imágenes insólitas como personas contagiadas que escupen o tosen sobre los policías y otras autoridades.

Una práctica criminal que se cobró una víctima en Londres.

Belly Mujinga, trabajadora del Metro en la capital británica, falleció de COVID-19 después de ser atacada por un usuario que afirmaba tener coronavirus.

El sujeto escupió y tosió encima de Belly Mujinga y otro de sus compañeros. Ambos dieron positivo en coronavirus «a los pocos días» de ser agredidos el 22 de marzo en la estación Victoria.

El sindicato de transporte TSSA explicó en un comunicado que “estaban en el vestíbulo cerca de la taquilla cuando fueron atacados por una persona que les escupió». «El hombre tosió sobre ellos y les dijo que tenía el virus», precisan.

Varios días después, el médico de Mujinga informó de que sufría problemas respiratorios y todo apuntaba a que era consecuencia del ataque sufrido en la estación del Metro.

Mujinga dejó de trabajar pero su estado siguió agravándose y el 2 de abril fue hospitalizada.

La trabajadora, casada y con una hija de 11 años, murió tres días después. «Era una buena persona, una buena madre y una buena esposa», lamenta su marido, Lusamba Gode Katalay.

La Policía Británica del Transporte (BTP) afirma en un comunicado haber abierto una investigación para la que solicita la colaboración ciudadana.

«Es despreciable atacar de esta manera a un trabajador esencial que está al servicio de los viajeros», ha reaccionado un portavoz del primer ministro Boris Johnson.

El secretario general de TSSA, el gibraltareño Manuel Cortés, considera que Mujinga es «uno de los demasiados trabajadores de primera línea que han perdido la vida por el coronavirus».

El sindicato pide que las familias de todos los trabajadores muertos debido a la COVID-19 reciban una compensación gubernamental que hasta ahora se reserva para los trabajadores sanitarios.

Cortés también cuestiona si la compañía de ferrocarril Southern Railway hizo lo suficiente para proteger a sus empleados frente al virus. «Nos tomamos muy en serio cualquier acusación y estamos investigando estas reclamaciones», afirma por su parte Angie Doll, directora general de Southern Railway.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído