El agresor se entregó a las policía y confesó el asesinato alegando que se trataba de un “crimen de honor”

Irán: un padre decapita con una hoz a su hija adolescente por escaparse con su novio

La joven de 14 años pidió a las autoridades que no la llevaran a su hogar porque temía por su vida

Irán: un padre decapita con una hoz a su hija adolescente por escaparse con su novio
Romina Ashrafi PD

Un horroroso crimen se vivió en Irán.

Romina Ashrafi, una adolescente de 14 años, cometió el único error de enamorarse.

La joven, de la provincia iraní de Guilán, se escapó junto a su novio de 35 años. Una fuga romántica después de que su padre se opusiera a su matrimonio.

Sin embargo, la pareja fue encontrada por la policía y Romina fue devuelta a su casa.

La adolescente entró en pánico y afirmó a los agentes que temía por su vida.

Romina Ashrafi no se equivocaba. La joven fue asesinada por su propio progenitor.

El hombre decapitó a su hija con una hoz y, tras entregarse a la policía, dijo que se trataba de un “crimen de honor”.

Una práctica que persiste en varios sectores de la sociedad iraní y es perpetrada por familiares que alegan que sus víctimas dañaron el prestigio o la honra del hogar.

Un crimen de terror

El portal de noticias Gilkhabar.ir informó que el padre de Romina consumó el asesinato y salió al patio de su casa todavía con la hoz manchada de la sangre de su hija.

El hombre confesó el crimen sin vacilaciones y señaló que se trataba de un “asesinato por honor”, asegurando que lo había cometido porque su hija lo había desobedecido y había traicionado a su familia.

Shahindokht Molaverdi, exvicepresidenta de Asuntos Familiares y de Mujeres y actual secretaria de la Sociedad para la Protección de los Derechos de la Mujer de Irán, escribió: «Romina no es la primera ni será la última víctima de crímenes de honor».

Añadió que tales asesinatos continuarán «mientras la ley y las culturas dominantes en las comunidades locales y globales no sean lo suficientemente disuasorias».

El código penal islámico de Irán reduce las medidas punitivas para los padres y otros miembros de la familia que son condenados por asesinato o por dañar físicamente a niños en casos de violencia doméstica o «crímenes de honor».

Si un hombre es declarado culpable de asesinar a su hija en esas situaciones, el castigo es entre 3 y 10 años de prisión, en lugar de la sentencia de pena de muerte habitual o el pago de diyeh (dinero de sangre) por los casos de asesinato.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído