La investigación apunta a que la mujer fue atacada por la espalda

El ‘asesinato de Meco’: la cruel muerte de Miriam, 84 puñaladas y un machete clavado en la cabeza

La agresión fue tan violenta que los investigadores encontraron la punta del arma blanca rota dentro del cráneo

El ‘asesinato de Meco’: la cruel muerte de Miriam, 84 puñaladas y un machete clavado en la cabeza
Miriam Vallejo PD

La muerte de Miriam Vallejo genera escalofríos.

La joven murió a manos de un conocido, quien empleó un nivel de brutalidad que terminó rompiendo la punta de un cuchillo contra su cráneo.

Los datos apuntan a motivos personales y el rencor, lo que se transformó en un total de 84 puñaladas en un camino del municipio madrileño de Meco.

Los hechos ocurrieron el 16 de enero de 2019 entre las 20:33 (hora en la que Miriam termina de hablar con un amigo) y las 20:52 (hora en la que la encuentran agonizante), un conocido de Miriam la asaltó por la espalda.

OkDiario desveló la descripción de los hechos recopiladas por los investigadores.

En este sentido, se conoce que: Arrancándole la bufanda con un mechón de pelo y agarrándola del cuello, comenzó a propinarle decenas de puñaladas en el tórax, la cara y la cabeza, señal inequívoca de se trataba de un asunto personal.

A pesar de la brutalidad del asalto, Miriam se defendió con fuerza sufriendo cortes en las manos y los brazos, hasta que en la acometida final, el homicida dejó clavada en la víctima la punta del machete que utilizó.

La Guardia civil mantiene que la pieza del cráneo es exactamente igual que este otro machete encontraron en el registro de Sergio, el imputado por el crimen de Miriam.

Los investigadores creen que Sergio tenía estos dos machetes similares que usaba en sus frecuentes salidas a pescar, y que con uno de ellos asesinó a Miriam.

Sólo es un indicio, pero los investigadores creen que Sergio tenía un motivo para asesinar a Miriam.

Sergio, su novia Celia y Miriam compartían vivienda, y según un testigo, Miriam habría avisado a su amiga Celia sobre la infidelidad de su novio Sergio con una compañera de pesca.

Los investigadores creen que pudo acompañar a Miriam a pasear a los perros porque a a la joven le daba miedo sacarlos de noche.

Dudas

La investigación apunta a que nadie vio a Sergio en la zona.

El único testigo que vio a una joven que coincide con la descripción de Celia, la vio sola y no se cruzó con nadie más.

La investigación también reveló que Sergio mantuvo una conversación por chat con su amante justo en el momento del crimen cuando la Guardia Civil dice que su teléfono no registró intercambio de datos.

La explicación según los guardias es que los mensajes del chat se acumularon y se enviaron cuando volvió a conectarse el teléfono. Insisten en que hay un periodo de siete minutos entre los mensajes en que podría haberse cometido el crimen.

Además, los análisis de las presuntas manchas de sangre que los perros de la Guardia Civil marcaron en la ropa que Sergio llevaba el día del crimen no fueron fructíferos.

Sí dio positivo el ADN hallado en la etiqueta del cuello de la sudadera que llevaba la víctima cuando la mataron.

Es ADN de Sergio y, según los investigadores es imposible que se transfiriera y mezclara con el de la víctima en la lavadora.

El ADN es la prueba más contundente contra Sergio, pero el acusado sigue declarándose inocente y su abogado, Ignacio Menéndez, va a pedir la nulidad del caso. Cree el letrado que la Guardia Civil vulneró los derechos de Sergio por tomarle muestras de su ADN sin la presencia de su abogado.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído