"Esos criminales que se están protegiendo se los prometo que van a terminar tras las rejas"

El crimen despiadado de la soldado Guillén: asesinada a martillazos por su compañero que después la descuartizó con un hacha

El cuerpo estaba tan maltratado que no pudo ser reconocido por su familia y debió hacerse un estudio forense

El crimen despiadado de la soldado Guillén: asesinada a martillazos por su compañero que después la descuartizó con un hacha
Vanessa Guillén, la soldado estadounidense que fue víctima de uno de sus compañeros.

Finalmente fueron identificados los restos de Vanessa Guillén, una soldado estadounidense que se encontraba desaparecida desde el 22 abril de este año y que fue vista por última vez en el aparcamiento de su cuartel en la base militar de Fort Hood, Texas.

La identificación llevó días porque el cuerpo estaba tan golpeado que no pudo ser reconocido por su familia y debió hacerse un estudio forense.

«Ha sido una mañana y un fin de semana triste para nosotros», dijo Natalie Khawam, la abogada de la familia.

Hace algunos días, documentos judiciales desvelaron los detalles de la muerte de la soldado Guillén. La mujer fue asesinada por un compañero, que la sacó del recinto militar en una caja y la descuartizó antes de enterrarla.

Así lo confesó Cecily Ann Aguilar, pareja del presunto homicida, Aaron Robinson (20), quien suicidó cuando la policía se disponía esta semana a interrogarle después de que apareciesen restos humanos, previsiblemente de Guillén.

Ese día, el pasado 30 de junio, la policía interrogó a su pareja, quien reconoció que Robinson le dijo que había golpeado a la mujer «con un martillo varias veces» y que la joven «nunca logró salir de la base con vida».

Dos testigos que fueron entrevistados por los investigadores el 18 de mayo, confirmaron haber visto a Robinson saliendo de la base llevando una gran «caja resistente» con ruedas y que parecía pesada.

Según el testimonio de su novia, Robinson fue a buscarla y juntos fueron a un sitio cerca del río León, donde el soldado abrió la caja y Aguilar vio en su interior a una mujer muerta, a la que posteriormente identificó como Guillén.

«Para disponer y ocultar más fácilmente el cuerpo de la mujer muerta, Robinson y Aguilar procedieron a desmembrar el cuerpo. Usaron un hacha o un hacha pequeña y un cuchillo del tipo machete. Separaron las extremidades y la cabeza«, se lee en el documento judicial en el que se resume la confesión de Aguilar, de 22 años y ex esposa de un ex soldado de Fort Hood.

Posteriormente intentaron quemar el cuerpo, pero no lo consiguieron por completo, por lo que procedieron a enterrarla en tres agujeros hechos en la tierra y los cubrieron.

Según apuntan desde la corte, Aguilar colaboró con los agentes policiales para encontrar a Robinson el día en el que fueron hallados los restos, sin embargo, cuando el soldado fue interceptado por los agentes blandió una pistola y se disparó en la cabeza, matándose.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído