Ibrahim E. Bouaichi asesinó a la venezolana Karla Domínguez

Un acusado de violación, liberado durante la pandemia ‘para que no se infectara’ , mata a tiros a su víctima

El misewrable se pegó un balazo, al ver llegar a la Policía, pero sigue con vida

Un acusado de violación, liberado durante la pandemia 'para que no se infectara' , mata a tiros a su víctima
Karla Domínguez y su exnovio y asesino Ibrahim E. Bouaichi. PD

El miserable lleva muchos meses rumiando su venganza. Ibrahim E. Bouaichi, que permanecía en prisión en el estado de Virginia (EE.UU.) a la espera del juicio, acusado de violar a una joven venezolana, fue liberado debido a la pandemia del coronavirus.

Salió, localizó a su víctima y al poco tiempo la asesinó a tiros.

Karla Domínguez había sido su novia, de acuerdo con la Policía, informa The Washington Post.

El musulmán Bouaichi fue encarcelado el año pasado sin derecho a fianza en la ciudad de Alexandria por varios cargos que incluyen violación, estrangulamiento y secuestro.

Karla, originaria de Venezuela, testificó en su contra a finales de 2019 por un incidente que tuvo lugar en octubre en su departamento.

A raíz de la pandemia de coronavirus, los abogados de Bouaichi argumentaron que debía ser liberado en espera del juicio, porque el virus representaba un peligro para las partes. El 9 de abril un juez ordenó su liberación con una fianza de 25.000 dólares a pesar de las objeciones de un fiscal.

Aunque el tipo de 33 años no tenía permitido salir de su casa, salvo para reunirse con sus abogados, el 29 de julio incumplió la disposición y con un arma de fuego mató a Domínguez afuera de su apartamento.

Tras el asesinato, los oficiales no pudieron localizar a Bouaichi, por lo que emprendieron un operativo para dar con su paradero declarándolo «armado y peligroso».

Fue este miércoles por la mañana cuando las fuerzas de seguridad lo identificaron en el condado de Prince George. Las patrullas lo persiguieron, provocando que Bouaichi se estrellara en su auto.

Cuando los policías se disponían a arrestarlo, este se habría disparado, pero seguía con vida. Hasta el jueves se encontraba en un hospital en estado grave.

Su liberación de la cárcel y el asesinato de Domínguez representan un trágico ejemplo de efecto colateral de la crisis sanitaria. Los abogados del acusado, señalaron que «las dos personas involucradas eran novios», y expresaron que estaban «ciertamente entristecidos por la tragedia que ambas familias han sufrido».

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído