Los policías sospechan que hubo agresión sexual

El homicida Eugenio Delgado excavó la fosa con su tractor y enterró a Manuela Chavero envuelta en una sábana

El cuerpo de Manuela estaba enterrado en una finca que fue propiedad del detenido, bajo un pedregal

El homicida Eugenio Delgado excavó la fosa con su tractor y enterró a Manuela Chavero envuelta en una sábana
Eugenio Delgado, presunto asesino de Manuela Chavero. PD

Han pasado cuatro años del crimen, pero las pistas y las pruebas son abrumadoras. Y todas apuntan a Eugenio Delgado.

El cuerpo de Manuela Chavero estaba enterrado en una finca que fue propiedad del detenido, bajo un pedregal más de los muchos que había por el terreno.

Allí cavó una fosa con la pala de su tractor pero no excavó mucho: apenas a unos 40 centímetros de profundidad los investigadores hallaron a última hora de la tarde del viernes el cuerpo de Manoli. Su estado era el esperado tras cuatro años bajo tierra.

La había envuelto en una toalla y una sábana para transportarla en su coche desde el lugar del crimen a la finca y así la enterró.

El precinto de la Guardia Civil que desde el pasado jueves rodeaba la casa del autor confeso de la de desaparición Manuela, se rompía pasadas las doce y media de la noche de este domingo, 20 de septiembre de 2020. Custodiado por un comvoy de la Guardia Civil, compuesto por efectivos de la UCO y de la USECIC, entre otros, llegaba a la puerta de su domicilio, sito en la calle Cerezo número 29 de la localidad extremeña de Monesterio.

Una vivienda que tan sólo se encuentra a unos metros de la de la vecina desparecida la noche del 4 al 5 de julio de 2016, Manuela Chavero. Allí, durante unas seis horas Eugenio ha tenido que recordar y explicar a los agentes con máximo detalle qué sucedió la noche del fatal suceso.

Y es que, según declaró ante la UCO horas después de ser detenido, fue en este lugar donde Manoli perdió la vida ‘accidentalmente’ y desde donde trasladaría su cuerpo sin vida hasta la finca donde cavó su tumba. La finca, conocida como La Hesa, ha sido el escenario clave donde los investigadores han centrado su actividad con la recuperación de unos huesos humanos, que están a la espera de saber si son de Manoli.

Eugenio fue recibido anoche bajo la mirada atenta de numerosos vecinos que no dudaron en recriminarle la muerte de Chavero y llamarlo ‘asesino’.

Los agentes recuperaron de su domicilio un perro de su propiedad y, minutos después requisaron un coche de la marca Land Rover Discovery, que durante los últimos días también ha estado precintado en el interior de la vivienda.

Durante la jornada de este domingo está previsto que el autor confeso de la desaparición de Manuela Chavero, Eugenio D.H., pase a disposición judicial en los Juzgados de Zafra.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído