El 55% de los estadounidenses apoya con fuerza la pena de muerte

Lisa Montgomery: la espantosa historia de la primera asesina ejecutada en EEUU en 67 años

En diciembre de 2004, Montgomery, entonces de 36 años, estranguló a Bobbie Jo Stinnett, de 23 años, para después sacar al bebé de su útero y secuestrarlo... la madre murió desangrada

Lisa Montgomery: la espantosa historia de la primera asesina ejecutada en EEUU en 67 años
La asesina Lisa Montgomery. PD

Le han dado lo que se merecía.

Lisa Montgomery, la única mujer en el corredor de la muerte federal de Estados Unidos, fue ejecutada este 13 de enero de 2021 por asesinato.

Recibió una inyección letal en una prisión de Terre Haute, Indiana, después de que la Corte Suprema de Estados Unidos levantara una suspensión de última hora dictada ese mismo día por el juez James Hanlon.

Una funcionari9a, plantada de pie, junto a Montgomery durante el proceso de ejecución quitó la mascarilla a la reclusa y le preguntó si tenía unas últimas palabras.

Montgomery respondió «No» y no dijo nada más.

Fue declarada muerta a las 01:31 (06:31 GMT). El abogado de Montgomery, Kelley Henry, dijo que todos los que habían participado en la ejecución «deberían sentir vergüenza».

«El gobierno no se detuvo ante nada en su empeño por matar a esta mujer herida y delirante», dijo en un comunicado.

«La ejecución de Lisa Montgomery estuvo lejos de la justicia».

Montgomery, de 52 años, fue ejecutada por el bestial asesinato de Bobbie Jo Stinnett, de 23 años, cuando esta estaba embarazada de ocho meses.

En diciembre de 2004, Montgomery, entonces de 36 años, la estranguló para después sacar al bebé de su útero y secuestrarlo. La madre murió desangrada.

Sus abogados y activistas opositores a la pena de muerte argumentan que la mujer era una enferma mental víctima de abuso, la cual merecía misericordia. Pero muchos otros piensan lo contrario.

LA SEMILLA DEL MAL

Para Diane Mattingly, hay un momento de su infancia por el que siente una enorme gratitud, pero también culpa.

Atribuye ese momento a su vida «bastante normal» en una tranquila casa en 3,2 hectáreas, una relación amorosa con sus hijos, y casi dos décadas en un trabajo en Kentucky, en el centro de EE.UU.

Al mismo tiempo, se culpa por el destino de su media hermana menor, Lisa Montgomery.

Mattingly y Montgomery vivieron juntas hasta los 8 y 4 años de edad, respectivamente. Estaban en una casa aterradora, cuenta Mattingly, donde el abuso físico, psicológico y sexual era una rutina por parte de Judy Shaughnessy, la madre de Montgomery, y sus novios.

El padre biológico de las niñas dejó la casa y, después de un tiempo, Mattingly fue trasladado a un hogar de acogida. Montgomery se quedó con su madre.

Pasaron 34 años antes de que las medias hermanas se volvieran a ver. Y eso sería en una sala de audiencias, donde los fiscales federales persuadían a un jurado para condenar a muerte a Montgomery.

«Sacaron a una hermana y la pusieron en un hogar lleno de amor y la criaron y tuvo tiempo para sanar», dice Mattingly. «La otra hermana se quedó en esa situación, y fue de mal en peor. Y luego, al final, estaba destrozada».

A fines de diciembre, los abogados de la mujer presentaron una petición al presidente que argumenta que después de una vida de abuso, de tortura, ella está demasiado enferma mentalmente como para ser ejecutada, que merece misericordia.

Sin embargo, en la pequeña ciudad de Skidmore, Missouri, donde se cometió el crimen, hay poca simpatía por ella. Muchos creen que los momentos finales de Bobbie Jo Stinnett fueron tan horribles que la sentencia de muerte está justificada.

Lisa Montgomery y Bobbie Jo Stinnett se conocieron en internet por su amor por los perros. Se mantuvieron en contacto durante semanas en un foro para criadores y entusiastas de la raza rat terrier. Montgomery le dijo a Stinnett que ella también estaba embarazada y la pareja compartió historias de embarazo.

En diciembre de 2004, Montgomery condujo unos 280 km desde su casa en Kansas hasta Skidmore, donde tenía una cita para ver unos cachorros propiedad de Stinnett.

Pero no era Montgomery a quien esperaba Stinnett, era una mujer que se llamaba Darlene Fischer. Pero Fischer era un nombre que Montgomery había estado usando cuando comenzó a enviar mensajes a Stinnett desde una dirección de correo electrónico diferente, preguntando por uno de sus cachorros.

Cuando Stinnett abrió la puerta, Montgomery sujetó a la mujer embarazada, la estranguló con un trozo de cuerda y tomó al bebé de su útero.

Los investigadores se dieron cuenta rápidamente de que «Darlene Fischer» no existía y rastrearon a Montgomery al día siguiente utilizando su correo electrónico y la dirección IP de su computadora. La encontraron cuidando una niña recién nacida, decía que dio a luz el día anterior. Su historia se vino abajo rápidamente y confesó el asesinato.

Desde 2008, Montgomery ha estado recluida en una prisión federal para reclusas con necesidades médicas y psicológicas especiales en Texas, donde ha recibido atención psiquiátrica.

Se encontraba bajo vigilancia de suicidio en una celda aislada.

Las llamadas para que el presidente Donald Trump fuera misericordioso no han sido unánimes.

Según Gallup, si bien el apoyo a la pena de muerte en Estados Unidos se encuentra en su nivel más bajo en más de 50 años, el 55% de los estadounidenses todavía cree que es un castigo apropiado para el asesinato.

Y en ningún lugar ese apoyo se siente más palpablemente en este caso que en Skidmore.

«Bobbie merecería estar aquí hoy. La familia de Bobbie lo merece», dice Meagan Morrow, una compañera de secundaria de Stinnett.

«Y Lisa merece pagar».

Te puede interesar

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído