"Son la peor pesadilla de cualquier padre"

Este asesino mata a golpes a dos pederastas presos en una prisión de EEUU

Jonathan Watson, condenado a cadena perpetua por homicidio, escribió una carta a un diario para confesar el crimen

Este asesino mata a golpes a dos pederastas presos en una prisión de EEUU
Jonathan Watson. PD

A Jonathan Watson, condenado a cadena perpetua por homicidio, se le parte el corazón cada vez que piensa en los niños. Y en sus apdres.

Watson, preso en Californa (Estados Unidos), ha confesado que asesinó a dos pederastas al enterarse de los motivos que habían llevado a los hombres a prisión.

Las víctimas estaban sentenciadas a cadena perpetua por delitos relacionados con abusos sexuales a menores de 14 años.

En una carta a The Mercury News, el reo, de 41 años de edad, aseguró que había matado a David Bobb, de 48 años, y a Graham De Luis-Conti, de 62 años, con el bastón de otro recluso tan solo una semana después de haber sido transferido al centro penitenciario.

Todo comenzó cuando Watson fue trasladado a un cuarto común, donde conoció a la primera de sus víctimas.

El asesino confeso relató que su compañero se pasaba horas viendo canales infantiles de televisión y eso «no le permitía pegar ojo».

«No podía dormir sin hacer lo que todos mis instintos me decían que debía hacer en ese momento, así que guardé todas mis cosas porque sabía que la situación se resolvería pronto de una forma u otra».

Al día siguiente, dos horas antes de los ataques, el hombre relató sus intenciones a uno de los guardias de la prisión y pidió un cambio de cuarto urgente.

El encargado de velar por su seguridad, lejos de tomar medidas para evitar que se produjera un altercado, «se burló e hizo caso omiso de la advertencia».

Al regresar a su celda, Bobb seguía viendo el canal infantil y el reo pensó: «¿Realmente va a ver esto delante de todos nosotros?». Fue entonces cuando se acordó de que tenía el bastón y acabó con la vida de su compañero a golpes.

Tras haber cometido el crimen, se dirigió a un agente para entregarse, pero por el camino se encontró con su segunda víctima: De Luis-Conti, un traficante de menores.

Con el mismo palo con el que había asesinado a su compañero, Watson mató al hombre.

Según relata el tabloide, el autor de los hechos concluyó la carta asegurando que entendía a las familias que habían sufrido las acciones de estos criminales:

«Estoy en una posición única donde tengo acceso a este tipo de personas y muy poco que perder. Estos individuos son la peor pesadilla de cualquier padre».

Watson dijo que se declarará culpable ante los tribunales y que no descarta volver a hacer lo mismo si vuelve a compartir celda con otros pederastas en el futuro.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído