Numerosos extranjeros que piden limosna se disfrazan en lugares concurridos para apelar a la caridad de los turistas

‘Milagro’ en el Vaticano: dos mendigas con joroba pelean a bastonazos y desaparecen sus chepas

Asombroso. «Milagro» en las inmediaciones del Vaticano: Dos mendigas jorobadas se liaron a bastonazos delante de la plaza de San Pedro y perdieron sus ‘chepas’.

Se fingían ancianas, débiles y encorvadas por la edad para captar la atención.

Dos ‘handicapadas» merecedoras de la compasión y la limosna de los numerosos turistas que llenan las calles próximas al Vaticano.

De repente, después de intercambiar unos estacazos, se enderezaron como por encanto, adquirieron toda su energía y comenzaron a amenazarse con sus bastones con los que simulaban apoyarse.

Al final del circo, como recoge Ángel Gómez Fuentes en ABC, se pusieron de acuerdo para repartirse el territorio en el que seguir apelando a la caridad de los turistas. Esto último, mientras acudía un miembro de la seguridad del Vaticano para imponer la calma.

Son dos de los numerosos mendigos extranjeros que pueblan la ciudad eterna. El vídeo, publicado por la web que denuncia los graves problemas de la capital («Roma fa schifo», Roma da asco), se convirtió en viral.

View this post on Instagram

#differenziata #stakanovisti #romafaschifo

A post shared by Roma fa schifo (@romafaschifo) on

 

El espectáculo de algunos mendigos en Roma se traduce a menudo en escándalo y delincuencia.

Frecuentes son los casos de explotación de menores para pedir limosna.

Un caso especialmente llamativo es el de una ciudadana bosnia de 32 años, conocida como «Madame robo», con un larguísimo historial de robos, sobre todo de bolsos.

No hace mucho fue detenida por los carabineros en el centro de Roma, descubriéndose que el Tribunal de la capital había emitido condenas en su contra por un total de 25 años y siete meses al haber cometido 42 robos.

Falsas mendigas con falsas jorobas en el Vaticano.

Pero no había descontado ni una sola condena, a causa de sus numerosos embarazos.

Siempre se aplazaba la pena porque debía atender a sus diez hijos, incluso menores de tres años. La última vez que fue detenida se pospuso la fecha de ejecución de condena para después del parto de su undécimo hijo a finales de julio.

«Madame robo» tenía su banda: solía actuar con menores o con algunas «discípulas» en avanzado estado.

 

Recibe nuestras noticias en tu correo

Los vídeos más vistos

Lo más leído