«Es un procedimiento novedoso, lo normal es que se importen armas del extranjero o las compren aquí y las modifiquen»

La Guardia Civil detiene a un exsoldado con un arsenal de armas nuevas compradas con licencias falsas

Los agentes les han incautado 21 armas, más de 8.800 cartuchos metálicos de diferentes calibres y 73.000 euros en metálico

La Guardia Civil detiene a un exsoldado con un arsenal de armas nuevas compradas con licencias falsas

La Guardia Civil ha detenido a un hombre de 35 años, lo acusan de comprar armas de fuego de última generación con documentos falsificados de las Fuerzas Armadas.

Según ha publicado el ABC, el hombre, que ha sido identificado como Luis, fue detenido junto con otras cuatro personas y dos más que están siendo investigadas. A estos se les acusa por los delitos de tráfico de armas y munición, depósito de armas y munición, falsedad documental, usurpación de funciones y estado civil, tráfico de drogas y blanqueo de capitales

«En una armería de Madrid consiguió adquirir 21 armas de fuego, la mayoría armas cortas (pistolas y revólveres), así como rifles versiones civiles de fusiles de asalto militares y escopetas policiales tácticas de corredera; todas ellas nuevas lo que les aseguraba su inmediata venta en el mercado negro al triple de su precio original», destaca el ABC.

Luis fue soldado del Ejercito del Aire entre 2010 y 2017, salió de allí por la puerta de atrás y mientras aún era militar fue juzgado por deslealtad (falsificación), esa experiencia le permitió perfeccionar un modus operandi, comprar armas de fuego nuevas y luego venderlas en el mercado negro al triple de su precio original (de 500 o 600).

«Decía que actuaba como su representante y como sabía de lo que hablaba no levantaba sospechas», explica el capitán Castellanos del Servicio de Información de la Guardia Civil. Los agentes les han incautado 21 armas, más de 8.800 cartuchos metálicos de diferentes calibres y 73.000 euros en metálico, todo esto en Madrid, Burgos y Barcelona.

«Es un procedimiento novedoso, lo normal es que se importen armas del extranjero o las compren aquí y las modifiquen», aclara el responsable de la operación Gaviota. El engaño tenía varios escalones. Utilizaba a un tirador deportivo para poder adquirir más munición de la permitida legalmente. De esa forma ofrecía a los compradores el pack completo: armas nuevas y grandes cantidades de munición (varias cajas y hasta cuatro o cinco cargadores adicionales).

La Guardia Civil destaca la peligrosidad de alguna de las armas con las que traficaban los detenidos como un rifle táctico dotado de puntero láser, linterna, bípode y numerosos cargadores de alta capacidad, alguno de ellos de hasta 50 cartuchos; lo que unido a su calibre le proporcionaba una elevada potencia de tiro y letalidad.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído