NO ES PAÍS PARA VIEJOS

La espeluznante agonía de dos jóvenes atracadores

No habían previsto la reacción del vigilante

La espeluznante agonía de dos jóvenes atracadores
Pistola, atraco, crimen y delito. PD

Llegan muy decididos y entran pistola en mano.

No habían previsto la reacción del vigilante, que los cose a balazos.

A uno le da tiempo a salir y encaramarse a la moto.

El otro, muere a su lado, en el suelo.

Las muertes en operaciones policiales —también entre las más altas del mundo en  Brasil— han aumentado notablemente, sobre todo en el Estado de Río de Janeiro, donde hubo más de 1.800 víctimas el año pasado, el máximo en dos décadas.

Es un nivel de letalidad policial incompatible con un Estado de derecho afianzado, en el que las fuerzas de seguridad tienen el deber de proteger a la ciudadanía en lugar de ser consideradas por amplios sectores de la sociedad como una amenaza.

Las estadísticas muestran que la mayoría de las víctimas de acciones policiales son hombres negros y pobres que mueren alcanzados por disparos en incursiones contra el tráfico de drogas en favelas.

Rara vez las investigaciones sobre esas muertes determinan que los agentes se excedieron en el uso de la fuerza, lo que refuerza una sensación de impunidad

Te puede interesar

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído