Los enanos ladrones gitanos que mataron a un jornalero marroquí para quitarla la paga

CRIMEN Y CASTIGO

Los enanos ladrones gitanos que mataron a un jornalero marroquí para quitarla la paga

Terrible y grotesco se queda corto para explicar los sucedido. Era conocida por la mayor parte de los vecinos de la Lorca (Murcia) porque se pateaba a diario, y sin descanso, el mercado semanal y las avenidas más concurridas, con el único objetivo de pedir limosna a los viandantes y a los clientes que salían de los establecimientos comerciales. Siempre lo hacía luciendo vestidos de negro riguroso y con un característico pañuelo en la cabeza que la protegía del sol, además de ocultar que su cabellera hacía mucho tiempo que no se daba el capricho de pasar por una peluquería. Ni la avanzada edad de Nana ni la acondroplasia que padecía le impedían salir a buscar unos euros para que no le faltase de comer a su extensa prole. La difunta Nana es la abuela que da origen al nombre del Clan de los Nanos, uno de los más populares de Lorca porque muchos de sus miembros padecen enanismo y son auténticos profesionales de la mendicidad en las calles, según recoge burbuja y comparte Manuel Trujillo para Periodista Digital.

La actividad del Clan de los Nanos ha dado un salto al mundo de lo delictivo después de que dos de sus miembros, ambos menores de edad, de 15 y 17 años, respectivamente, hayan resultado detenidos por el supuesto homicidio y robo con violencia de un jornalero marroquí: Mustapha Sabri. Tales hechos han borrado de un plumazo el halo de aparente inocencia que rodeaba a los miembros de esta familia no solo por las consecuencias físicas que acarrea la acondroplasia, sino también por los vídeos festivos y de tono cómico que ellos mismos difundían por las redes sociales.

Mustapha estaba durmiendo en un cortijo abandonado, sin luz ni agua, que hay detrás del Erosky”, explica a este diario Mohammed Lachgar, amigo del fallecido. La historia de la víctima de este homicidio es similar a la de la mayoría de los inmigrantes que residen en la Región: llegó de forma irregular a España después de jugarse la vida cruzando el Estrecho en una patera, en el año 2002.

“Está casado y tiene cuatro hijos, vino a España porque su familia era pobre”. Mustapha cambió el calor de su hogar en Souk Sebt Oulad Nemma, por las temperaturas sofocantes de los invernaderos de Almería, El Ejido y Granada, donde estuvo recogiendo tomates. En 2004 aterrizó en el Barrio de San Cristóbal, una zona del término municipal de Lorca marcada por la elevada presencia de inmigrantes procedentes de Marruecos que regentan teterías, locutorios, comercios y tiendas de productos típicos del país africano.

“La comunidad marroquí está recaudando dinero para lograr 2.800 euros con los que repatriar el cuerpo de Mustpaha”, lamenta Mohammed Lachgar mientras apura un té y explica a este diario que hay un número de cuenta en el que están recogiendo donativos para sacar el cadáver del Instituto Anatómico Forense (ES06 0235 0204 2200 2036 1622). “Hasta ahora hemos reunido 800 euros, su familia no tiene dinero para afrontar los gastos”, insiste apenado.

Cambió la mezquita por los bares
El pasado día 10, la víctima cobró su última nómina en la empresa de trabajo temporal (ETT) que le había contratado para plantar lechugas en una finca de la localidad granadina de la Puebla de Don Fadrique. “Todos los días lo recogíamos a las cinco y media de la madrugada en la puerta del Cajamar que hay en la avenida de Juan Carlos I”, comenta Abderramán Bahji, el capataz que estaba al frente de la cuadrilla en la que Mustapha hacía turnos diarios, de 8 a 15 horas, por un salario mensual que no excedía de los 1.200 euros. Tantos años lejos de su familia habían causado mella en este marroquí, de unos 35 años, que cambió la mezquita por los bares y los locales de apuestas. “Cuando cobraba se iba de fiesta y desaparecía un par de días: le gustaba ir a beber, a jugar…”, confirma el capataz de la ETT.
El martes, 11 de junio, se ausentó de su puesto de trabajo después de cobrar la nómina. “Ese día había cobrado y le llamé tres veces, no me cogió el teléfono hasta las siete de la tarde, me dijo que estaba enfermo, pero por la forma tan lenta que tenía de hablar iba borracho”, detalla Abderramen Bahji. El miércoles, 12 de junio, tampoco acudió a la citada sucursal bancaria donde cada madrugada le recogían junto al resto de miembros de la cuadrilla de jornaleros agrícolas. La madrugada del jueves, 13 de junio, unos viandantes se encontraron con el cuerpo sin vida de Mustpha, yacía sobre un charco de sangre, en un descampado próximo a la iglesia evangélica y la Estación de Tren de San Diego.

Víctima y atacantes frecuentaban zonas similares
Para costear sus vicios y seguir enviando dinero a su familia, la víctima había llegado a dormir debajo de un puente y en los últimos tiempos lo hacía en un cortijo abandonado, a las espaldas del supermercado. También acudía a beber a un parque que hay próximo a la Estación de Tren de San Diego. Por las mencionadas zonas solían mendigar algunos miembros del Clan de los Nanosy las pesquisas recabadas por los investigadores de la Comisaría de la Policía Nacional de Lorca les condujeron hasta dos miembros de esa prole. Fuentes policiales confirman que los arrestados son familiares entre sí, tío y sobrino, y que los presuntos autores del homicidio padecen enanismo. “Los dos detenidos son de baja estatura”, confirman las mencionadas fuentes. El principal móvil que barajan los investigadores es que todo comenzó como un robo que supuestamente se les fue de las manos a los dos menores de edad cuando trataron de reducir a la víctima y acabaron quitándole la vida al golpearlo con un objeto contundente: bien al tratar de reducirlo o porque el jornalero opuso resistencia. De hecho, la Policía Nacional pudo localizar a un familiar del fallecido, el cual les indicó que habló con Mustapha a las once de la noche, horas antes de perder la vida, y les confirmó que la víctima iba totalmente ebria.

Esta hipótesis es la que también circula por todo el Barrio de San Cristóbal, tal y como apunta Hamid, propietario de una tienda de comestibles marroquíes al que la víctima solía acudir a diario a realizar compras. “Ese día Mustapha estaba recién cobrado y unos gitanos le vieron con el dinero, llevaba entre 300 y 500 euros, le siguieron porque iba ‘chispao’ y le dieron un golpe en la cabeza”.

El edil de Seguridad Ciudadana, José Luis Ruiz, reflexiona que el Clan de los Nanos “es una familia conocida de Lorca porque siempre está pidiendo, pero no nos constan intervenciones con ellos desde la Policía Local, no tenemos información de que fuesen causando incidentes, no sé qué les pudo motivar esa noche”. De momento, la titular del Juzgado de instrucción número 9 de Murcia, haciendo las funciones de guardia del Juzgado de Menores, ha decretado el internamiento cautelar en régimen cerrado de los dos menores, de 15 y 17 años, a los que se investiga por los presuntos delitos de homicidio y robo con violencia. Tío y sobrino están en un centro de menores de la capital del Segura. Ahora la investigación deberá esclarecer si en la agresión se empleó un palo o algún arma blanca, además de establecer el papel que ejerció cada uno de los investigados. Lo único que está claro es que Mustapha ya no podrá cumplir su sueño de traer a España al mayor de sus hijos, de 14 años, para intentar ofrecerle un futuro con expectativas en Europa y seguir mandando más ayuda al resto de sus hijos.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Los Videos más vistos

Lo más leído