El inodoro hecho de oro de 18 quilates había sido exhibido antes en el Museo Guggenheim de Nueva York

La Policía recupera el water de oro macizo, valorado en US$5 millones, que los cacos robaron en el palacio donde nació Churchill

Es por estas cosas por las que no son de oro. Una obra de arte valorada en más de US$5 millones fue sustraída en la noche de este viernes del Palacio de Blenheim, en Reino Unido.

Se trata de un inodoro hecho completamente de oro macizo de 18 quilates, que formaba parte de una exposición del artista conceptual italiano Maurizio Cattelan.

La obra de arte, titulada ‘América’, llevaba dos días expuesta en Blenheim, después de haber pasado por otros lugares del mundo, como el museo Guggenheim de Nueva York. El retrete de oro, una sátira al consumismo, fue ofrecido hace tiempo al presidente de Estados Unidos Donald Trump.

Scotland Yard ha informado que este mismo sábado, 14 de septiembre, ha localizado el valioso objeto y atrapado a los cacos. No a todos, pero por lo menos a uno de ellos.  Se trata de un tipo de 66 años.

El inodoro funcionaba como un váter regular y estaba disponible para el uso de los visitantes a la exposición de Cattelan, que tuvo su inauguración este jueves.

Esta obra llegó a los titulares en 2017 cuando el Museo Guggenheim de Nueva York se la ofreció al presidente Donald Trump, quien originalmente había solicitado al museo una obra de Van Gogh en calidad de préstamo, para colgarla en la Casa Blanca durante su mandato.

En ese momento, el gesto del museo fue considerado como un desaire al mandatario estadounidense

La policía ha explicado que, debido a que el inodoro estaba conectado a la plomería del edificio, su desprendimiento forzado causó «daños e inundaciones importantes».

El retrete de oro.

La inspectora Jess Milne, de la policía de Valle del Támesis, comentó que los delincuentes usaron «al menos dos vehículos durante el delito».

El Palacio de Blenheim ha vuelto a abrir este domingo.

El presidente ejecutivo de las instalaciones, Dominic Hare, dijo que estaban «entristecidos por este evento extraordinario, pero también aliviados de que nadie resultó herido».

«Esperamos que el maravilloso trabajo de nuestro querido amigo Maurizio Cattelan quede inmortalizado por este acto estúpido e inútil».

El Palacio de Blenheim es una casa señorial del siglo XVIII, que ostenta el título de Patrimonio de la Humanidad.

Hace apenas un mes, Edward Spencer-Churchill, medio hermano del actual duque de Marlborough y fundador de la Blenheim Art Foundation, había dicho que no tenía preocupación alguna respecto a la seguridad del costoso inodoro.

«No será lo más fácil de robar».

Los visitantes a la exposición de Maurizio Cattelan, titulada «La victoria no es una opción», eran libres de usar el inodoro.

Para ello, se designó un tiempo límite de uso de tres minutos, con el fin de evitar que se hicieran filas.

Autor

Francisco Lorenson

Polifacético y innovador reportero, lleva años trabajando en el sector y aprendiendo de algunas de las personas más inteligentes del negocio.

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído