Los ladrones iban tras las obras de arte chino que, tras las guerras coloniales, fueron a parar al castillo francés de Fontainebleau

El Niño Juan, el español contratado por la mafia china para robar arte en el castillo de Fontainebleau

El Niño Juan, el español contratado por la mafia china para robar arte en el castillo de Fontainebleau
El alunicero El Niño Juan con el castillo de Fontainebleau de fondo. PD

La mafia china organizó un gran golpe criminal en Francia y confió en un español para lograr su ejecución.

La organización criminal está detrás de las obras de arte chino que, tras las guerras coloniales, fueron a parar al castillo francés de Fontainebleau.

Ese era el tesoro que tenía que rescatar la banda del conocido alunicero Juan María G.P., El Niño Juan.

Juan María Gordillo Plaza, apodado El Niño Juan. Este madrileño de 33 años es un viejo conocido de la justicia española y está especializado supuestamente en robos por encargo.

La llamada Operación Bambú comenzó en España. La Policía Nacional alertó a la Europol de que El Niño Juan pretendía robar en un museo francés, pero desconocían cuál. Solo sabían que iban a por arte asiático. La banda cruzó la frontera hispano-francesa en dos coches el 21 de diciembre y se estableció en la localidad de Nemours, a 17 kilómetros del palacio. En ese momento la policía francesa ató cabos y descubrió su objetivo.

Los ladrones compraron ropa negra, picos, destornilladores, un hacha y todo el material necesario para el golpe. Durante su estancia en Francia simulaban no conocerse, pese a que intercambiaban coches, iban juntos a visitar París y se hospedaban todos en el mismo hotel, convertido en su particular cuartel general.

Fue allí donde los españoles supuestamente se reunieron con tres asiáticos para concretar los detalles del robo, dos días antes de su detención. Uno de estos chinos, también detenido, actuaba de enlace entre los ladrones y los contratistas, según la policía francesa. La tarjeta de ese individuo fue la que pagó el hotel y las entradas para visitar el palacio. En dichas visitas los ladrones estudiaron el sistema de vigilancia y las rondas de los guardias.

El día del golpe, el 28 de diciembre del año pasado, fueron detenidos los cinco españoles y el enlace chino. El Niño Juan y su banda siguen detenidos en la localidad francesa y aseguran que son turistas y que no estaban ahí para robar nada.

Fernando Porcel, jefe de la Brigada de Patrimonio Histórico de la Policía Nacional, explicó los detalles de una operación que se ha saldado con la detención, el pasado 28 de diciembre, de cinco españoles, entre ellos El Niño Juan, y un ciudadano chino. Por «una importante» cantidad de dinero que Porcel no ha especificado, la mafia china contrató los servicios de la banda madrileña, convencida de que la especialización de este grupo originario del barrio de Villaverde, era la más adecuada y podía servir a sus objetivos.

Con el encargo de «recuperar» las que se encuentran en el Museo Chino de la emperatriz Eugenia, ubicado en el castillo de la localidad francesa de Fontainebleau, la banda del Niño Juan se trasladó hasta el país vecino y se hospedó en un hotel de Nemours, a apenas 15 kilómetros de su objetivo, en donde instaló el centro de operaciones del grupo.

Los mafiosos chinos establecieron que este alunicero era la persona «adecuada» para llevar a cabo sus planes. «Es una persona que económicamente funciona bien y la suma de dinero no habrá sido lo único para aceptar el trabajo, también la reputación», han indicado fuentes policiales a los medios de comunicación.

Sin embargo, el plan salió mal por la eficiencia de las fuerzas de seguridad de ambos países. La colaboración de los efectivos franceses y españoles con un «hilo directo» en «tiempo real» se identificó a los españoles que se encontraban en el país vecino, entre ellos el conocido Juan María G.P., El Niño Juan, que cuenta con 54 detenciones y varias reclamaciones judiciales pendientes.

Los agentes franceses siguieron el «día a día» de la banda e, incluso, comprobaron cómo compraban en una tienda de deporte ropa oscura, desde zapatillas hasta camisetas. En una ferretería, adquirieron los materiales adecuados para llevar a cabo su robo. Todo el material y el alojamiento fue pagado por el detenido chino, que utilizaba una tarjeta de crédito oriental.

Tarea de inteligencia

Tras una visita del grupo criminal al Palacio de Fontainebleau, los investigadores constataron que este monumento iba a ser el objetivo de los atracadores. La banda tomó nota de los sistemas de seguridad del palacio, de las salas e, incluso, de las piezas que buscaban sustraer. Disponían también de dos coches con matrícula francesa robados, que pensaban utilizar la noche del atraco en lugar de los que habían llevado desde España.

La «peligrosidad de la banda» —las autoridades españolas advirtieron a las francesas de que El Niño Juan si «tenía que llevarse a alguien por delante, lo haría», ha dicho Porcel— precipitó la detención, que se produjo la noche en la que habían previsto perpetrar el robo. «Era lo más seguro, para los policías, para los ciudadanos y para los propios atracadores», ha explicado Porcel. Los cinco españoles y el chino ya han pasado a disposición judicial de la Gran Sala de París para responder por una investigación que «aún sigue abierta».

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído