El grupo criminal ya había estafado más de 200.000 euros en toda España

La Policía Nacional desarticula una banda de venezolanos roba cajeros en Madrid

Utilizaban la técnica "Teller Hooking" o introducción de un artilugio metálico cuando iban a salir los billetes

La Policía Nacional desarticula una banda de venezolanos roba cajeros en Madrid
La banda de venezolanos contaba con la complicidad de otras personas que dejaban sus tarjetas de crédito

Un artilugio metálico y el afán por ganar dinero sin trabajar. Ese ha sido el escenario descubierto por la Policía Nacional.

Los agentes desarticularon esta banda compuesta por seis venezolanos en Madrid. Robaban en cajeros automáticos de varias provincias de España mediante la técnica «Teller Hooking» o introducción de un artilugio metálico en el momento de la salida de los billetes.

El grupo criminal ya había estafado más de 200.000 euros, según la Policía Nacional.

La metodología

Los hombres solicitaban un reintegro de 1.000 euros en los cajeros automáticos con tarjetas bancarias de terceros e introducían el citado artilugio metálico «Teller Hooking».

Una vez se abría el dispensador de efectivo, estos capturaban los billetes y ya con el dinero en su poder anulaban la operación, provocando un fallo en la máquina.

De esta forma, el dinero volvía a la cuenta de su titular, consiguiendo duplicar su saldo con la maniobra, explica la policía en una nota.

Con esta operación, la policía asegura que ha logrado detectar una novedosa técnica de estafa, así como actualizar las medidas de seguridad de los cajeros automáticos «con el objetivo de dar respuesta a una nueva modalidad delictiva«.

40.000 euros en un fin de semana

En un solo fin de semana, la banda criminal llegó a obtener hasta 40.000 euros. Al momento de la detención, los agentes localizaron e intervinieron 2.500 euros en billetes de 50 escondidos entre la ropa de uno de los cabecillas del grupo.

La investigación sigue su curso y la policía no descarta nuevas detenciones.

La banda usaba técnicas de «carding» (utilización fraudulenta de una tarjeta de crédito o débito o de los datos de la misma) o bien contaba con la colaboración de personas que cedían su documentación a cambio de 1.000 euros.

En la cuenta del titular de la tarjeta, según detalla la policía, ingresaban la cantidad de 1.000 euros solicitando, a continuación, un reintegro por el mismo importe. Cuando el dispensador de efectivo se activaba, introducían el «Teller Hooking» para capturar los billetes.

La maniobra generaba un bloqueo de la tarjeta que, a su vez, provocaba un fallo en la máquina -ya que el sistema electrónico detectaba una incidencia en la expulsión de los billetes- anulando la operación  y siendo el dinero ingresado de nuevo en la cuenta de su titular.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído