A uno de los menores apresados se le imputa un delito de lesiones y al otro atentado contra agente de autoridad

Dos ‘menas’ agreden a sus educadores y a policías en Casa de Campo

Los menores magrebíes recibieron a los agentes de Policía al grito de Kalashnikov (fusil de asalto empleado en atentados yidahistas) y con gestos de que iban a cortarles el cuello y dispararles

Dos 'menas' agreden a sus educadores y a policías en Casa de Campo
Menas de Casa de Campo PD

Los menas de Casa de Campo vuelven a demostrar su comportamiento violento y delictivo.

La Policía Nacional intervino en el recinto tras varios incidentes con el personal de la institución.

Los agentes fueron recibido por los ‘menas’ con amenazas de muerte y gestos de que les disparaban.

Los menores magrebíes recibieron a los agentes de Policía al grito de Kalashnikov (fusil de asalto empleado en atentados yidahistas) y con gestos de que iban a cortarles el cuello y dispararles

El coordinador del centro y un policía nacional resultaron heridos en los altercados.

La Policía Nacional detuvo a dos menas magrebíes acogidos en el centro de primera acogida de la Casa de Campo tras agredir a educadores, provocar varios altercados, robar y amenazar de muerte a los policías nacionales que acudieron al lugar.

Uno de los menas detenidos, marroquí de 17 años, provocó el destrozo del sistema de trasmisiones del vehículo policial cuando era trasladado por los agentes a la comisaría de Moncloa.

Además, en el calabozo se autolesionó dándose golpes.

A uno de los menores apresados se le imputa un delito de lesiones y al otro atentado contra agente de autoridad.

El coordinador del centro resultó herido de mayor consideración durante los altercados por lo que una ambulancia del Samur se desplazó al recinto para atenderle.

Los incidentes comenzaron cuando un menor trató de cometer un robo en el centro de acogida de menores extranjeros situado en el Paseo del Robledal de la Casa de Campo, en el antiguo albergue Richard Schirrman.

Uno de los cuidadores consiguió retener al joven que cometió la fechoría. En ese momento, el mena cogió un bote y se lo estampó en la cabeza al trabajador que resultó herido.

El agresor consiguió escapar tras golpear a varios de los vigilantes del centro. El incidente hizo saltar las alarmas y en ese momento comenzaron a pegarse otros dos grupos de menas. Los responsables del recinto llamaron a la Policía Nacional debido al descontrol de la situación.

El SUP (Sindicato Unificado de Policía) lamentó ayer de nuevo estos hechos y aseguró que la situación en el centro de menores es cada vez más grave.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído