Dimitris Aspiotis, de 47 años, está 'especializado' en violar turistas británicas

El violador en serie se parte la espalda al caer por un acantilado cuando huía de la policía

Apodado 'la bestia de Kavos', ha sido atrapado en la isla de Corfú

El violador en serie se parte la espalda al caer por un acantilado cuando huía de la policía
El violador Dimitris Aspiotis y algunas de sus víctimas. PD

Se le conoce como ‘la bestia de Kavos’. La policía griega ha logrado detener a un peligroso violador en serie que se ocultaba en un bosque, tras una busca y captura de dos semanas.

En su huida de las autoridades, Dimitris Aspiotis, de 47 años, se rompió la espalda tras caer por un acantilado mientras era perseguido.

Después de recibir una sentencia de 53 años por agredir sexualmente a seis mujeres británicas, Aspiotis había sido liberado tras un largo período en prisión, pero la policía le buscaba ahora por nuevos cargos en su contra.

El hombre tipo ingresó este 26 de mayo de 2020 ayer en el hospital de Corfú bajo custodia con la espalda rota, consecuencia de múltiples heridas provocadas por una caída de 200 metros desde un acantilado junto al mar, mientras trataba de evitar ser arrestado por los agentes que le cercaban.

La brigada de bomberos y otros servicios de emergencia tardaron tres horas para rescatarlo del barranco remoto por el que había caído.

«Está gravemente herido», dijo el jefe de policía de Corfú, Manthos Yiannoulis, a la televisión local. Aspiotis estaba siendo buscado después de que una mujer albanesa, de 34 años, denunciara que había sido violada repetidamente por él a punta de cuchillo en la isla.

«En el marco de la investigación que se inicia, cuando se recupere, analizaremos si una tercera persona, o no, estuvo involucrada», añadió Yiannoulis.

La policía usó drones, perros rastreadores y dispositivos de rastreo durante más de dos semanas para encontrarlo.

Cuando finalmente se descubrió su escondite, en el interior de un bosque, los equipos de búsqueda encontraron además un rifle de caza cargado, varios cuchillos, destornilladores, alicates, guantes de goma negra, teléfonos móviles y equipos de supervivencia.

«Aspiotis es un hombre del bosque. Conocía muy bien el área y logró sobrevivir en condiciones que habrían sido imposibles para la mayoría de personas», explicó Yiannoulis.

El jefe de policía detalló que «más de 100 hombres» estuvieron involucrados en la busca y captura. La presión por dar con él crecía por días, bajo la amenaza de un boicot turístico a Corfú.

Los médicos que examinaron a la mujer albanesa corroboraron su versión. En mayo, la mujer fue secuestrada a punta de cuchillo y llevada a un refugio de animales en el bosque, donde la mantuvieron retenida y fue violada en repetidas ocasiones durante varios días, antes de lograr escapar.

Aspiotis fue declarado culpable de violar a tres turistas en el verano de 2010.

Se le impuso una sentencia de 53 años en 2012. Los ataques ocurrieron poco después de ser liberado de prisión después de ser declarado culpable de tres violaciones anteriores, pero se le permitió salir en 2018 en virtud de una ley destinada a reducir el hacinamiento en las cárceles del país.

El caso ha sacado a la luz lo que se considera ampliamente como una falla del sistema judicial griego para proteger al ciudadano de este tipo de criminales.

La controvertida ley ahora ha sido eliminada en casos de violación y otros crímenes violentos. Según los términos de su liberación, Aspiotis tenía que permanecer en la isla e informar regularmente a la policía.

Describiendo a Aspiotis como «extremadamente peligroso», el jefe de policía dijo que el violador en serie se había visto forzado a salir de su guarida del bosque para buscar comida, y fue visto por los residentes locales.

La Fiscalía lo acusará formalmente de otra violación una vez que se haya sometido a cirugía en Corfú.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído