El sujeto fue detenido en la ‘Operación Magnesio’

Un militar grancanario abusa sexualmente de su hija menor y su ‘amiguita’: lo graba en vídeo con cámaras ocultas

El sujeto también abusó y registró los abusos realizados a su expareja

Un militar grancanario abusa sexualmente de su hija menor y su ‘amiguita’: lo graba en vídeo con cámaras ocultas
Pedofilia PD

Un militar grancanario abusó sexualmente de su hija menor y lo grabó en vídeo.

El sujeto, que fue detenido en la ‘Operación Magnesio’, también grabó y tomó fotos de los abusos sexuales reiterados contra su expareja y una amiga de su hija.

El hombre confesó tras año y medio de investigación del Grupo de Delitos Tecnológicos de la Unidad de Delincuencia Especializada y Violenta (UDEV) de la Brigada Provincial de la Policía Judicial de Las Palmas.

En una operación contra la pornografía infantil, los agentes llegaron hasta la casa del militar, donde encontraron multitud de pornografía infantil.

Por ello, procedieron a su detención y lo pusieron a disposición judicial, llevándose todo el material informático para un análisis profundo.

El sujeto fue puesto en libertad con cargos de pornografía infantil hasta que el 19 de noviembre de 2019 fue detenido nuevamente tras el hallazgo en los aparatos requisados en la casa del investigado.

En unos archivos «extrema crudeza» encontraron vídeos y fotos en los que aparecía su propia hija que tenía alrededor de 11 años y, presuntamente, una amiga suya también menor de edad.

También localizaron vídeos de carácter sexual de su expareja, mientras dormía, y otros grabados con cámara oculta en la ducha.

La menor reconoció en ese momento a los agentes que su padre había abusado de ella de forma continuada.

Los métodos

Tras un intenso trabajo, el 19 de noviembre de 2019 los investigadores remitieron un oficio al juez en el que detallaban los últimos avances en la investigación.

Se trataba de fotos y vídeos realizados en agosto de 2018 con un móvil Samsumg Note 8 –propiedad del militar– y otros realizados mediante vídeo vigilancia con cámaras ocultas que había situado en un baño.

Entre los mismos, hallaron grabaciones de abusos sexuales que cometía el investigado sobre su propia hija menor de edad, imágenes de alto contenido sexual que los investigadores del Grupo de Informática Forense de la Policía Científica calificaron de «extrema crudeza» y «extrema dureza».

También habían fotos y vídeos sexuales de su expareja a la que captaba con el móvil cuando estaba durmiendo o grababa con las cámaras ocultas.

También determinaron que una imagen de otra menor podría corresponder a alguna amiga de la víctima que había ido a su casa a pasar el día.

Dada la gravedad de las imágenes en las que aparecían dos menores del círculo cercano del investigado, citaron a su expareja para informarle de los hechos al mismo tiempo que detuvieron al militar.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Recibe nuestras noticias en tu correo

Lo más leído