CHAVALES DE 14 A 17 AÑOS QUE QUISIERON ECHARSE UNAS RISAS CON UNAS IMÁGENES CENSURABLES Y VOMITIVAS

¡Qué espanto! La Policía localiza a varios adolescentes compartiendo el vídeo de la violación de un bebé

La denuncia partió desde Estados Unidos al detectar que se compartía un contenido altamente sensible en perfiles de Instagram en España

¡Qué espanto! La Policía localiza a varios adolescentes compartiendo el vídeo de la violación de un bebé
Un agente de la Policía rastrea posibles delitos en redes sociales.

¿De qué pasta están hechos unos mozalbetes, ya en plena pubertad, para compartir y echarse unas risas con un vídeo tan espantoso y vomitivo?

Pues a más de uno el momento que encontraban divertido, el de divertirse y mandar a otros amigos las imagenes de la violación de un bebé les va a suponer mucho más que la reprimenda paterna.

Y es que la Policía Nacional aún no da crédito a lo que ha encontrado navegando por las redes sociales haciendo un rastro ordinario para ‘incautar’ material prohibido que suelen difundir y compartir los pedófilos.

Lo que no se esperaban los agentes es que detrás de los que estaban mandando vídeos de la violación de ese tierno infante no eran, precisamente, pedófilos al uso, sino unos niños con edades comprendidas entre los 14 y los 17 años que simplemente pensaron que aquellos vídeos eran una forma más de matar las horas de aburrimiento.

El origen de las investigaciones policiales parten desde Estados Unidos, concretamente desde el Centro Nacional para Menores Desaparecidos y Explotados (NCMEC) que advierte a la Policía Nacional que a través de la red Instagram se ha detectado que varias cuentas en España están compartiendo ese y otros vídeos igual de repugnantes y que responderían a perfiles de pedófilos consumados.

La sorpresa fue cuando poco a poco los agentes fueron tirando del hilo hasta dar con los perfiles y, sobre todo, los domicilios físicos desde donde se estaban difudiendo las imágenes.

Lejos de encontrarse con los clásicos pederastas, lo que se toparon los miembros de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado fueron con unos padres que se vieron paralizados ante el requerimiento de, en algunos casos, tener que proceder a la detención del menor o bien requerir un registro a fondo de su ordenador y de sus dispositivos móviles.

Lo peor de todo, aseguran fuentes policiales, es que algún menor llegó a pensar que lo que estaba haciendo era correcto y que había visto y reenviado el vídeo a otros amigos como quien manda un meme o cualquier vídeo gracioso que circula por la red.

La diferencia es que las imágenes con un bebé violado por su padre no era ningún montaje y, por supuesto, compartirlo ya suponía todo un delito.

Según informa el diario ABC el vídeo del bebé se había grabado en el Reino Unido. El violador era el cuidador del niño que fue encarcelado.

Al final de la operación llamada ‘Koda’ fueron detenidas 40 personas, de las que 34 eran menores de prácticamente toda España, desde el País Vasco a Canarias, pasando por Madrid, Sevilla o Valencia.

UN DATO OBVIADO POR LOS MENORES

La Policía quiso subrayar un hecho esencial, la nula concienciación habida entre esos adolescentes.

A alguno de ellos Instagram llegó a cerrarle la cuenta y acto seguido volvió a abrirse otro perfil.

Ninguno de los que sufrieron el bloqueo y posterior cancelación de su espacio en esa red social consideraron siquiera la posibilidad de que se debió, precisamente, a compartir un vídeo de tamaño contenido.

Una vez más, los agentes apelan a la responsabilidad de los padres y tutores a no dejar al libre albedrío a sus hijos con ordenadores y teléfonos móviles, bien porque pueden ser víctimas ellos mismos de extorsiones por parte de ciberdelincuentes o porque, como en este caso, no tienen la conciencia de estar cometiendo un delito en toda regla.

 

Te puede interesar

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído