En ese momento llevaban siete años sin ser pareja

Violar a su expareja en ‘venganza’ por estar con otro mientras él permanecía en prisión

El hombre se enteró de los hechos porque se lo contó el segundo varón, con quien coincidió en el mismo módulo de la cárcel

Violación
Violación PD

Un hombre fue condenado por la Audiencia Provincial de Huelva a nueve años de cárcel después de que durante toda una noche agrediera sexualmente a su expareja sentimental en represalia por haber mantenido relaciones con otro hombre en su casa mientras él estaba en la cárcel.

Ese segundo varón también acabó ingresando en prisión y contó los hechos al acusado, con quien coincidió en el mismo módulo.

La sentencia lo considera responsable de un delito continuado de agresión sexual y, además de la pena de prisión, le impone la prohibición de aproximarse a menos de 300 metros de la víctima y comunicarse con ella durante catorce años. También deberá indemnizarla con 5.203,1 euros por lesiones y secuelas y con 6.000 euros por daños morales. Cuando salga de la cárcel estará cinco años en libertad vigilada.

El tribunal considera probado que el acusado, de nacionalidad italiana y con antecedentes por lesiones, tuvo una relación sentimental con la víctima durante un año que finalizó aproximadamente en 2012, a pesar de lo cual siguieron conviviendo juntos en el mismo domicilio.

Violación

Violación

En febrero de 2019, él ingresó en prisión por seis meses. En ese periodo, ella mantuvo relaciones con un ciudadano ruso que posteriormente también ingresó en la cárcel y coincidió en el mismo módulo con el acusado.El 21 de agosto de 2019, al salir de prisión, se presentó en el domicilio que había compartido con la mujer y después salieron con amigos. Regresaron a la casa por separado, el hombre a las 23.30 horas y ella un poco más tarde. En un momento determinado, molesto porque ella hubiese estado con otro hombre mientras estaba en prisión, él le exigió mantener relaciones sexuales, pero ella se negó.

El encausado la llevó entonces por la fuerza al dormitorio y la agredió sexualmente en varias ocasiones mientras ella le pedía una y otra vez que la dejara. Las agresiones se repitieron durante la noche. Ella intentó en varias ocasiones coger su móvil para pedir ayuda, pero no lo consiguió.

CONTRIBUYE CON PERIODISTA DIGITAL

QUEREMOS SEGUIR SIENDO UN MEDIO DE COMUNICACIÓN LIBRE

Buscamos personas comprometidas que nos apoyen

COLABORA

Lo más leído